77 jóvenes de la parroquia de San Rafael y Papayal celebraron Sacramento de la Confirmación

Por: Delegación de Comunicaciones – prensacuria@gmail.com

El pasado domingo 30 de Septiembre, día del Señor, 65 Jóvenes pertenecientes a la comunidad parroquial de San Rafael del corregimiento de Rionegro, completaron su Iniciación Cristiana con el Sacramento de la Confirmación conferido por nuestro padre y Pastor Monseñor Ismael Rueda Sierra, Arzobispo de Bucaramanga, en la Santa Eucaristía que presidió en el coliseo cubierto de San Rafael a las 9:00 a.m., siendo concelebrada por el padre Nelson Enrique Gómez Hernández, Vicario de Jesucristo Redentor, el padre Jesús Antonio Cárdenas, Delegado de Pastoral Juvenil, y el presbíteros Carlos Julio Bonilla, párroco de la comunidad. Antes del mediodía nuestro arzobispo arribó al poblado de Papayal donde presidió la Santa Eucaristía en la cual 11 jóvenes recibieron el sacramento de la confirmación.

En su mensaje Monseñor Ismael Rueda Sierra recordó inicialmente a los jóvenes la importancia del Encuentro en familia el día domingo al expresar: “que importante encontrarnos en familia en el día del Señor, que bueno que rescatemos siempre el sentido del domingo, porque una familia que no se reúne pierde poco a poco su identidad, pero si se reúne como suele hacerse cada domingo, nuestra identidad se confirma y todos estamos dispuestos para alabar al Señor y darle gracias por lo vivido en el hogar, el trabajo, la empresa, donde estemos.

Es la oportunidad para Glorificarlo por lo que Él significa y debe significar para nosotros sus hijos; para escuchar su Palabra, esa Palabra que nos da vida, nos marca el camino por donde debemos transitar a diario, porque es Él mismo quien nos habla. Al venir a la santa misa, en la predicación que hace el sacerdote se profundiza en la meditación de aquello que Dios me quiere decir hoy, eso nos ayuda a cultivar y fortalecer la fe; pero también pasamos a la mesa maravillosa donde el Señor se nos da como Pan partido y compartido, donde Él ha querido quedarse como presencia viva entre nosotros. Y cuando salimos de la eucaristía salimos enviados por el Señor para ir a llevar esa semilla que hemos recibido, llevarla como misioneros al hogar, el trabajo”.

Seguidamente, Monseñor Ismael Rueda hizo referencia a la importancia de acompañar como familia y comunidad a estos jóvenes que van a recibir el sacramento de la confirmación “Hoy, como hermanos, acompañamos a este grupo numeroso de jóvenes de esta localidad que se han preparado a conciencia para seguir al Señor, le ha dicho sí, y como misioneros quieren anunciarlo. Para obtener esa Gracia de confirmar hoy su Fe, el Señor les regala al Espíritu Santo, aquel que ha animado a su pueblo, a la Iglesia, ha inspirado a los profetas, que preparó el corazón de su pueblo para recibir a Jesús, ese Jesús que vino a traernos la redención y la salvación para todos. El mismo espíritu que le prometió a sus apóstoles y que vino en Pentecostés y los transformó de miedosos a personas convencidas, entregadas y dispuestas a dar la vida por Él; es el mismo espíritu que hoy acompaña a toda la Iglesia en medio de sus tribulaciones en la historia, el pueblo de Dios, la Iglesia que camina con una misión en la historia transitando tiempos, culturas, experiencia buenas y malas que invitan a la conversión, pero es el pueblo de Dios que lo conduce el Espíritu Santo  por los caminos que Dios quiere hacia el futuro. Entonces, que importante queridos jóvenes y hermanos recibir el Espíritu Santo de Dios hoy, para ser anunciadores de su Palabra en estos nuevos tiempos”.  

En su homilía el señor Arzobispo enfatizó en la responsabilidad que tenemos como bautizados y confirmados de anunciar el Reino de Dios “Siempre se pensaba que los únicos que teníamos la responsabilidad de predicar, de llevar a Jesús a los demás, éramos nosotros los obispos, sacerdotes, y religiosas y no, hoy hay una renovada toma de conciencia de la Iglesia; ustedes los laicos, niños, jóvenes, señoras y señores tienen el deber de ser predicadores de la “Buena Noticia” de Jesús dondequiera que estemos, todos tenemos que ser Discípulos y Misioneros del Señor porque se necesita que la ‘Voz del Señor’ llegue a todas las personas; por eso todo lo que podamos hacer por llevar a Dios, su Palabra a los demás estamos haciendo con ellos una muy buena obra. No podemos salir hoy iguales después de recibir el Sacramento de la confirmación, tenemos que salir renovados, decididos, a conquistar el mundo para Cristo, ya que el mundo necesita con urgencia recibir la Palabra del Señor”, enfatizó Monseñor.

Durante la liturgia Eucarística los confirmandos presentaron ante el Altar del Señor las especies del Pan y el Vino como fruto del trabajo permanente de quienes labran estas tierras para el sustento de sus familias, así mismo las Sandalias como compromiso del anuncio del evangelio, y la Sagrada Biblia como luz que ilumina el corazón de estos jóvenes confirmados.

Antes de la oración conclusiva la Pastoral Vocacional Arquidiocesana invitó a todos lo confirmados a dejarse encontrar por Cristo, a participar activamente en la vida de la Iglesia a través del grupo juvenil, u otras pastorales de la parroquia. De igual manera el padre Jesús Antonio Cárdenas, Delegado de la Pastoral Juvenil los invitó a integrarse a la vida de la Iglesia siendo laicos activos en sus comunidades parroquiales; por último, a orar y participar de la Jornada Mundial de la Juventud 2019 a realizarse en ciudad de Panamá.

 

Deja un comentario