Una estatua de San Romero en Roma