Celebración Misa Crismal

Por: Delegación de Comunicaciones – prensacuria@gmail.com

La Catedral Metropolitana de la Sagrada Familia acogió éste jueves 22 de marzo a toda la comunidad arquidiocesana quien celebró la Santa Misa Crismal a las 9:00 a.m. en ceremonia presidida por nuestro arzobispo, Monseñor Ismael Rueda Sierra y concelebrada por el Clero Arquidiocesano.

Recordemos que el Crisma es la materia sacramental con la cual son ungidos los nuevos bautizados, son signados los que reciben la confirmación y son ordenados los obispos y sacerdotes en la Iglesia. La consagración del crisma y la bendición de los otros dos aceites ha de ser considerada como una de las principales manifestaciones de la plenitud sacerdotal del obispo. Tradicionalmente esta misa se celebra en la catedral Metropolitana de cada diócesis el Jueves Santo; pero, por razones de conveniencia pastoral, se puede adelantar de acuerdo a lo dispuesto por el señor obispo con su Clero.

El rito de esta misa Crismal, incluye la renovación de las promesas sacerdotales que fueron renovadas por nuestro Clero, tras concluir Monseñor Ismael la homilía, prometiendo solemnemente unirse más de cerca a Cristo, ser sus fieles ministros, enseñar y ofrecer el santo sacrificio en su nombre y conducir a otros hermanos a él.

Tras la renovación de las promesas sacerdotales un grupo de diáconos permanentes llevó en procesión los óleos al altar donde fueron preparados por nuestro arzobispo; seguidamente el Santo Crisma y los óleos fueron retirados procesionalmente para ser luego entregados a las comunidades parroquiales. la Santa Eucaristía continuó con la presentación de las ofrendas del Pan, y el Vino sobre el Altar por algunos religiosos diocesanos.

Antes de concluir la celebración, Monseñor Ismael Rueda Sierra hizo entrega de los santos aceites a cada uno de sus presbíteros párrocos que junto a una delegación parroquial se acercaron hasta la Sede Arzobispal. Durante la Misa Crismal, como acción significativa un grupo de 16 jóvenes seminaristas recibieron el Alba como signo de su entrega y compromiso con Cristo.

Deja un comentario