Domingo 6 de mayo, Jornada Nacional de Infancia y Adolescencia Misionera

DE: Arzobispo de Bucaramanga

PARA: Vicarios Episcopales, Arciprestes, Párrocos, Diáconos Permanentes, Movimientos Laicales, Asesores, niños, niñas, adolescentes de la Pontificia Obra de la de Infancia Misionera y padres de Familia

ASUNTO: Jornada Nacional de Infancia y adolescencia Misionera

Muy apreciados en el Señor.

 En 2018 la Pontificia Obra de la Infancia y Adolescencia Misionera “IAM” cumple 175 años de vida y de originalidad absoluta. La primera institución —con más de un siglo de diferencia— dedicada específicamente a la infancia de todo el mundo, sigue siendo la única iniciativa de este tipo que no solo es “para” los niños, sino también “de” los niños, con ellos como protagonistas.

Los niños, niñas y adolescentes misioneros de Colombia desde 1979, cada año celebran con alegría la Jornada Nacional de Infancia y Adolescencia Misionera, fiesta que reúne en un solo sentir los corazones de aquellos «pequeños grandes misioneros» que se interesan, no sólo por los niños y niñas de sus parroquias, sino que también se preocupan y apoyan a los niños, niñas y adolescentes de los cinco continentes.

Para éste año 2018 se celebrará el 6 de mayo con el lema: ¡Niños y adolescentes en misión: El Evangelio es alegría!; uniéndonos de manera espiritual a la celebración del V Congreso Americano Misionero, que se realizará en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia; del 9 al 15 de julio de 2018.

Invito a los niños, niñas, adolescentes, asesores y padre de familia de la Pontificia Obra de la Infancia y Adolescencia Misionera al iniciar esta Jornada con la celebración eucarística el domingo, 6 de mayo de 2018 a las 10:30 am en la Catedral Metropolitana de la Sagrada Familia. Para lo cual han de estar atentos a las indicaciones de la Delegación de Pastoral Infantil.

Conmemoremos esta Jornada Nacional durante el mes de mayo en nuestras parroquias y colegios, celebrando la Eucaristía, rezando el Rosario Misionero, realizando marchas misioneras, en fin, lo importante es vivir esta gran fiesta en compañía de Jesús y María, pero en unidad con los niños, niñas y adolescentes de los cinco continentes.

Con mi fraterno saludo y bendición.

 +ISMAEL RUEDA SIERRA

Arzobispo de Bucaramanga

 

Deja un comentario