Pastoral Infantil

La Delegación de Pastoral Infantil de la Arquidiócesis de Bucaramanga, es una estructura pastoral conformada en el marco del Proceso Diocesano de Evangelización y Renovación “PDER”, integrada por un grupo de laicos comprometidos con la Iglesia que acompañados por la Vicaria de Pastoral, nos identificamos como un equipo de vida misión.

  • La Pastoral Infantil esEl servicio propio de la Iglesia, Dirigido a los niños y niñas:
    1. Para ayudarles a vivir el encuentro personal y comunitario con Cristo,
    2. Acompañarlos en su proceso de crecimiento, desde la fe,
    3. les aporta los elementos y espacios necesarios para sentirse parte de la comunidad y participar activamente en la construcción de la misma;
    4. y da respuesta a las situaciones problema en las que están envueltos los niños y niñas

    MISIÓN: La Delegación de Pastoral Infantil de la Arquidiócesis de Bucaramanga como equipo de vida y misión, procuramos dinamizar los procesos de evangelización  de la pastoral infantil a través de la formación, el acompañamiento y la participación directa de los niños, las  niñas y los animadores de tal modo que se propicie su encuentro personal y comunitario con Jesucristo y den testimonio del Evangelio en su realidad personal, familiar y social como discípulos misioneros.

    VISIÓN: En el 2019 la Delegación de Pastoral Infantil de la Arquidiócesis de Bucaramanga será reconocida como un equipo líder en la evangelización y transformación de vida de la niñez, a través de procesos permanentes, orgánicos e integrales que fortalecen  la formación, el acompañamiento y la participación de los niñ@s, orientado desde la experiencia de su encuentro personal y comunitario con Jesucristo.

    OBJETIVO GENERAL DE LA PASTORAL INFANTIL

    Ofrecerle a los niños y niñas las condiciones (medios, lugares, modos, estructuras, recursos) para que vivan su encuentro personal y comunitario con Cristo se formen, vivan y proyecten su identidad de “niños y niñas cristianos”, vinculándolos en el proceso de experiencias de Comunión, Participación y Misión que vive la comunidad, siendo cooprotagonistas del proceso que lleva.

    OBJETIVOS ESPECÍFICOS DE LA PASTORAL INFANTIL

    • Formar agentes de pastoral infantil que lleguen a conformar los comités parroquiales de Pastoral Infantil que trabajen en procesos formativos de conjunto con la pastoral de catequesis, Pastoral Familiar, Pastoral Educativa, Pastoral Juvenil, entre otras.
    • Promover la creación de grupos infantiles en colegios y parroquias.
    • Orientar procesos evangelizadores que brinden continuidad entre la Pastoral Infantil y la Pastoral Juvenil.
    • Acompañar a los niños y niñas en el Proceso Diocesano de Evangelización y Renovación, mediante los medios tecnológicos y virtuales.

    Partiendo del concepto de Pastoral Infantil que hemos descrito; y sabiendo que hay que llegar a una labor integral que tenga en cuenta a los niños y niñas en su realidad y desde sus características y valores, se pueden prever cuatro grandes ejes para esta pastoral:

    • Formación de los niños,
    • Promoción-Asistencia,
    • Participación
    • Formación de los animadores y promotores.

COMITÉ PARROQUIAL DE PASTORAL INFANTIL "COPPI"

El COPPI es el Equipo de Vida y Misión responsable de la pastoral Parroquial con los niños entre los 4 y los 12 años aproximadamente, para ayudarles a vivir el encuentro personal y comunitario con Cristo, y asumir su responsabilidad en la Iglesia y la sociedad a partir de su identidad de “niños y niñas”.

El COPPI es el Equipo Despierta, Anima, Mantiene, Sostiene  y  Coordina la Pastoral Parroquial con los niños entre los 4 y los 12 años aproximadamente.

FUNCIONES DEL COPPI

  • Promover el Movimiento o dinamismo que movilice a todos los niñas en su conjunto como grupo social al servicio de la construcción de la comunidad tanto eclesial como social.
  • Capacita a los animadores de los Grupos de niñas de la comunidad parroquial.
  • Hacer un cronograma de actividades para desarrollar durante el año según programación parroquial del nivel.
  • Recepcionar, distribuir y aprovechar los materiales enviados por la Delegación Arquidiocesana de Pastoral Infantil.
  • Mantener comunicación con la Delegación: sugerencias, experiencias…
  • Organizar los servicios de:

a) Religioso:

  •   Animación de celebraciones litúrgicas propias para ellos o para la comunidad.
  •   Participación activa en grandes festividades religiosas populares: Navidad, Semana Santa, Fiesta patronal, etc.

b) Culturales:

  •    Educación cívica (para niñ@s y adultos)
  •    Promoción artística y cultural: valores y usos de la cultura popular.

c) Recreativos:

  •     Juegos y fiestas populares
  •     Manifestaciones deportivas, etc.

d) Sociales:

  •     Ayuda a personas solas y abandonadas (niñ@s, ancianos, enfermos)
  •     Promoción de la ecología

e) Concientización cristiana del pueblo (sobre temas o situaciones concretas)

  • Elaboración de murales, carteleras, afiches, uso de las TIC y medios de comunicación
  • Mensajes, slogan, consignas de sus peticiones y formas de pensar frente a temas o situaciones concretas.
  • Marchas o manifestaciones públicas en defensa de los valores (vida, paz, justicia, etc.) y de sus derechos como niñ@s en la sociedad.

INTEGRANTES DEL COPPI

El COPPI está conformado por un representante de los animadores de pastoral de cada grupo en los cuales participan activamente los niñ@s (Infancia Misionera, Monaguillos, Semillero Nazareno, Semilleros de la Legión de María, Armada Blanca, etc.), un niño y una niña, un padre y una madre de familia.

El COPPI tiene un responsable elegido por los mismos integrantes de acuerdo con el párroco.

El COPPI tiene su ritmo de encuentros, normalmente una vez al mes, para evaluar los programas realizados, preparar los próximos programas y para su formación específica y para otros momentos de oración y distensión.

PERFIL DEL ANIMADOR DE PASTORAL INFANTIL

Condiciones de Fe

  • Vive el encuentro con Jesucristo
  • Tener contacto con la palabra de Dios, transmitida por el magisterio de la Iglesia,
  • Ser fiel a Dios, a la Iglesia y al Hombre,
  • Ser persona de fe, animado por el espíritu del evangelio, que da testimonio cristiano.
  • Ser persona de oración y de vivencia sacramental,
  • Estar abierto a una continua conversión y a una experiencia de pertenencia a la comunidad eclesial,
  • Con espíritu de comunión con su comunidad eclesial.

Condiciones Humanas

  • Amor y rerspeto a los niños
  • Sabe trabajar y fomenta la unidad,
  • Ubicado en la época, en la sociedad y en la comunidad que le toca vivir, de esta forma puede ser fiel a los niñas que evangeliza,
  • Es persona que encarna los valores propios de la infancia para que los pueda orientar desde la experiencia
  • Con equilibrio psicológico necesario para poder relacionarse normalmente tanto a nivel personal como grupal, capacidad para aprender a escuchar a otros, a aceptar sus críticas, y juntos, ir progresando en el ministerio  y en el trabajo en equipo,
  • Con capacidad de diálogo, creatividad y criticidad,
  • Con una actitud madura que le ayuda a conocer sus cualidades y defectos para crecer y situarse correctamente en la realidad,
  • Sabe ponerse en actitud de escucha y respeto frente a los niños,
  • Tiene espíritu de responsabilidad y constancia para superar las dificultades,
  • Sensible a la realidad que vive el país: económica, social, política, etc.

Condiciones pedagógicas

  • Conoce el material y las técnicas necesarias para el trabajo con los niños,
  • Con capacidad para aprender a conocer y respetar el ritmo de los otros en sus caminos hacia Dios,
  • Con capacidades y aptitudes para el trabajo con los niños.
  • Creativos y activos para hacer más agradable y fructífera su misión.