Parroquia de San Laureano

PARROQUIA San Laureano
DIRECCIÓN Carrera 12 No.36-08
TELEFONO 6304838 CELULAR  
E-MAIL parroquiasanlaureanobucara@hotmail.com

 

PÁRROCO Roque Julio Quintero Rueda
VICARIO PARROQUIAL Rafael Lozano Duarte
ADSCRITO Moisés Lancheros Durán
HORARIO DE LAS EUCARISTÍAS

Lunes a Sábado: 6:15 a.m., 12:00 m. y 6:15 p.m.

Domingo: 7:00 a.m., 10:00 a.m., 12:00 m. y 5:00 p.m.

 

HORARIO DE DESPACHO PARROQUIAL:

Lunes a Viernes 8:00 a.m., 12:00 m. y 2:00 p.m., 5:30 p.m.

Sábado  8:00 a.m. – 12:00 m.

NUESTRA HISTORIA 

Por: Sergio Andrés Acosta Lozano y Román Javier Perdomo González

La iglesia de San Laureano se origina en 1778 cuando se produjo la extinción del resguardo indígena de Bucaramanga y se conforma como Parroquia. La edificación que conocemos hoy en día no es la misma que inicialmente se construyó, pues se han levantado tres edificaciones sobre el mismo lugar.

No se tiene noticia de la fecha exacta del inicio de la construcción de la primera estructura de la Iglesia de San Laureano. Se conoce que bajo el mandato del Alcalde Mayor de la Parroquia Juan Buenaventura Ortiz, nombrado en 1790, se inició un programa de realización de las primeras obras públicas del pequeño poblado, en las que se incluyó la iglesia parroquial.

En las primeras décadas del siglo XIX se derribó la antigua estructura y se construyó una nueva. Esta intervención significó una reconstrucción casi total de la edificación. En 1855 el párroco Jesús Jaimes compró una campana para ponerla en la solitaria torre.

En 1865 por iniciativa del cura Francisco Romero, entonces director de la Secretaría de Obras Públicas y con recursos obtenidos de limosnas, colectas y rifas, se puso en marcha una nueva intervención que tardó cerca de siete años.

Las obras fueron dirigidas por el maestro antioqueño José María Gómez. En esta ocasión se amplió el tamaño de las naves, se construyó la cúpula en ladrillo y se dio un nuevo lugar al bautisterio que se ubicó en la parte baja de la torre de la calle 37, ya que anteriormente estaba en la nave izquierda y cerca a la entrada principal. Cuando se terminó la iglesia también se dio fin a la construcción de la Casa Cural. Finalmente el 2 de julio de 1872 se hizo la reinauguración de la nueva edificación que es la que actualmente conocemos.

Conforme avanzaba el tiempo se le fueron incluyeron a la iglesia algunos objetos de ornato. Se le instaló una nueva campana, labor que estuvo a cargo del maestro Sinforoso Álvarez quien tomó la campana de metal que existía en la torre y la articuló con una gran cantidad de cobre el cual obtuvo de objetos inservibles donados por la comunidad. El primer reloj puesto en la torre fue donado por Gabriel Gómez Casseres y funcionó durante 27 años, hasta cuando fue cambiado por uno nuevo en 1897, elaborado por la fábrica Set Tomas Clock & Cía. de Connecticut, Estados Unidos que costó 3.341 pesos.

La iglesia en 1872 contaba con dos fachadas: la que estaba frente a la plaza García Rovira y la fachada lateral por la calle de la iglesia (calle 37), mientras que la fachada del costado derecho apareció mucho tiempo después cuando por razones de crecimiento urbano (la apertura de la Calle 36 en 1965) se derrumbó la casa que tenía al lado y se construyó una puerta de entrada.

Después de todas las intervenciones realizadas, la iglesia se mantuvo como principal, pero no por mucho tiempo, pues surgió la idea de hacer una nueva iglesia, la de la Sagrada Familia, que se convertiría posteriormente en la Catedral de la ciudad.

La iglesia de San Laureano fue propuesta como Monumento Nación en la década de 1980, pero aún no ha conseguido tener dicho reconocimiento, sin embargo actualmente está incluida dentro de los Bienes de Interés Cultural del Departamento de Santander.

Aunque la Capilla de los Dolores fue construida entre 1748 a 1750 y es el Templo más antiguo de la ciudad, sin embargo el Templo principal ha tenido su larga historia que tiene que ver con su posición privilegiada en el centro de la ciudad; su notable ubicación al lado del Palacio Departamental, de la Alcaldía Municipal y de otros entes oficiales como el Das, la Policía Nacional, el Palacio de Justicia y la DIAN, hacen de la parroquia que sean el centro espiritual de la ciudad y del departamento.

A la par de la construcción del Templo, también se dio la construcción del Hospital San Juan de Dios, el Cementerio Católico y su Capilla que constituyeron el centro de atención de la parroquia. Una historia amplia llena de luces y sombras que a lo largo de los años valientes y sacrificados sacerdotes consagraron sus vidas para mantener en alto la fe católica.

Este liderazgo se mantiene actualmente, siendo San Laureano un brillante faro que orienta la fe de la ciudadanía circundante.

Fecha de construcción: c. 1793-1796; c. 1820-1840; 1865-1872

Autor y/o promotor: Edificio inaugurado en 1872 a cargo del maestro José María Gómez.

Clasificación Tipológica: Arquitectura Religiosa (Iglesia de tres naves)

Dirección: Carrera 11 entre calles 36 y 37

Usos históricos: Iglesia parroquial.

Declaratoria: Bien de Interés Cultural de Ámbito Departamental

                        (Resolución No. 000015 de 2010)

 

¿CÓMO HA SIDO LA LABOR PASTORAL?

Deja un comentario