Parroquia Santa Teresita del Niño Jesús

PARROQUIA Santa Teresita del Niño Jesus
DIRECCIÓN Calle 45 No. 4 occ-37 Barrio Campo Hermoso
TELEFONO 6428598 CELULAR 3102288823  3165183244
E-MAIL santateresitabuca@gmail.com

 

PÁRROCO RAMIRO VALENCIA BETANCUR

NUESTRA HISTORIA 

El día 11 de mayo de 1967 fue elevada esta Vicaría Parroquial a la categoría de PARROQUIA por el Decreto No. 247 que firmara Monseñor Héctor Rueda Hernández. Los Padres Redentoristas renunciaron a este servicio que venían prestando desde años anteriores y el Señor Obispo lo atendió provisionalmente a través del Padre Becerra y otros sacerdotes colaboradores.

Transcurridos tres meses, Monseñor Héctor Rueda Hernández, el día 27 de agosto de 1967, le propone al Padre Ismael Mejía Calderón la posibilidad de darle la reciente Parroquia. Era un hombre de provincia, inteligente y con unas ganas impresionantes de sacar adelante la comunidad que se le entregaba con gran necesidad de aliento, acompañamiento y dirección, una comunidad que en definitiva necesitaba un PASTOR. Fue el ideólogo y fundador de la Cooperativa Educacional de Campo Hermoso y a través de ella del Colegio Cooperativo de Bucaramanga. El Padre Ismael Mejía evangelizaba por donde quiera que pasaba, sus homilías eran educativas y evangelizadoras, llegaban con facilidad a todos sus feligreses. Nos acompañó hasta 1975.

El Padre Pedro Nel Crispín Landinez, quién venía de Capitanejo (Stder) y era además el Capellán del SENA asumió la tarea de pastorear la comunidad Parroquial de Santa Teresita. Antes de confiar una responsabilidad a alguien, el Padre Crispin enseña, explica, da razones del por qué, responde todas las inquietudes y finalmente los resultados de cada actividad son óptimos, porque nada se deja al azar y se cumple con exactitud lo programado. Con el Padre Crispín siguió adelante el proceso de la evangelización, para lo cual se inició una verdadera organización pastoral; así como también se adelantaba en el embellecimiento del Templo. El padre Pedro Nel nos acompañó por 11 años como párroco.

El Padre José Vicente Peña, retomó todas las herramientas del Padre Crispín; motivó la formación religiosa, siguió todas las organizaciones en cuanto a liturgia y movimientos apostólicos. A pesar de su edad tenía una facilidad extraordinaria para tratar con jóvenes y éstos lo querían y lo respetaban. Celebró con su comunidad parroquial sus Bodas de Oro Sacerdotales el 19 de marzo de 1991, con una Solemne Celebración Eucarística, animada por el grupo Éxodo y concelebrada por 56 Sacerdotes, la familia del Padre Vicente y una comunidad desbordante de alegría que colmaba el templo parroquial.

El padre Luis Barbosa Mogollón fue el 4 párroco que tuvo la comunidad. Con él nació el Grupo de Pastoral de la Salud, que adelantó diferentes brigadas de orientación y prevención de enfermedades. Se atendía consulta médica gratis, oftalmología, odontología, brigadas de corte de pelo y nutrición en los sectores de La Palma, La Esmeralda y Charta. El Padre Luis Barbosa el 7 de agosto de 1994 sufrió un infarto y se encontraba en delicado estado de salud. Durante este lapso de tiempo comprendido entre Septiembre de 1994 y Marzo de 1995 nos acompañó como Administrador Parroquial el Padre Efraín Mojica. Llegó en un momento crítico pues la única vía de acceso al barrio estaba en remodelación y era muy difícil llegar puntual a las celebraciones. Sus homilías eran breves pero concretas, generalmente con un ejemplo muy claro.

El 19 de marzo de 1995, se posesionó como nuestro Párroco, el Padre Roque Julio Quintero Rueda. Desde el momento en que saludamos al padre Roque Julio sentimos a un amigo y por lo tanto, entendimos que sería muy fácil y placentero trabajar con él, y así fue. El trabajo Pastoral con el Padre Quintero fue bastante provechoso; se fortaleció la pastoral Juvenil, la catequesis se intensificó para niños, jóvenes y adultos.

Con el Padre Vargas la comunidad no tuvo tanta cercanía, pues solo nos acompañó durante el corto periodo de un año, pero lo que si se recuerda es que fue uno de los pioneros en la remodelación del Templo Parroquial, siendo arquitecto dejó los planos listos para implementar.

El Padre Moisés Lancheros dejó un gran legado en nuestra comunidad parroquial, lo primero que hizo al tomar posesión en nuestra parroquia fue visitar a todos los enfermos, llevar un mensaje de cercanía y que a su vez se encontraran con aquél que iba a ser su párroco. Creó en nuestra parroquia el grupo juvenil y le dio impulso a los demás grupos apostólicos con el fin de fortalecerlos y seguir trabajando de la mano con el Plan Diocesano de Renovación y Evangelización. Con la ayuda del Vicario Parroquial, Padre Jaime Silva se realizó la construcción de la Capilla Santa María Reina y Madre en la Urbanización de Quinta Estrella en un terreno donado por un feligrés, actualmente se celebra Eucaristía el primer viernes de cada mes y dos Eucaristías cada domingo. Nos acompañó durante 6 años.

El Padre Cesar Capacho fue el encargado de la remodelación del Templo Parroquial y la construcción de la Casa Cural. De esta manera dejó unas instalaciones donde se puede habitar y dotada de los implementos necesarios. Creó la adoración Perpetua en nuestra parroquia, que sumaban 30 personas para prestar este servicio en la adoración eucarística y en la oración por el mundo entero. Para facilitar el encuentro de la comunidad con Jesús Eucaristía dejó un oratorio muy bello, el cual funciona de lunes a viernes en el horario de la mañana, facilitando de esta manera la oración permanente y constante en favor de las necesidades de la Iglesia. Gratitud inmensa en esta Comunidad Parroquial.

El Padre Ramiro Valencia presentado como párroco en esta comunidad el 07 de febrero de 2016 ha desempeñado un papel muy importante. Se reestructuraron las Zonas de la Parroquia, pues eran demasiado grandes, pasando de 6 a 9 y facilitando de esta manera el trabajo a sus coordinadores y animadores. Es un sacerdote que vive el encuentro con los enfermos y necesitados, celebrando la Eucaristía en sus hogares, llevando la unción de los enfermos a los más graves y confesando a los que aún están conscientes, trabajo que ha realizado siempre de la mano de los Ministros Extraordinarios de la Comunión. Con el apoyo de la Delegación de Pastoral Juvenil y el Padre Jesús Cárdenas se logró darle nuevamente apertura al Grupo Juvenil en nuestra Parroquia y que de esta manera nuestros jóvenes tengan un espacio de reflexión y de encuentro personal con el Señor.

A su vez trabajando de la mano con las terciarias de los caballeros de la Virgen se formó el Apostolado del Oratorio en nuestra parroquia, y para iniciar se formó el Oratorio María, Madre de Misericordia, como recuerdo al año de la misericordia vivido en el 2016 y el Oratorio María, Madre sacerdotal que nos recuerda siempre la oración constante por todos los sacerdotes del mundo. Poco a poco se ha seguido trabajando y tratando de llegar a más familias, próximamente se abrirá el tercer y cuarto oratorio que llevarán por nombre, María, Estrella de la Evangelización y María, Madre Misionera, respectivamente y que nos llevarán a abrir los corazones de más personas que deseen recibir a María Santísima en sus hogares y consagrarse a su Corazón Inmaculado.

Como nos hemos podido dar cuenta han sido 50 años (1967 – 2017) de presencia misionera en esta zona occidental de la Arquidiócesis, en la cual no sólo hemos visto crecer varias generaciones, sino barrios y conjuntos residenciales que piden permanentemente la asistencia espiritual para sus familias. Ésta parroquia de Santa Teresita del Niño Jesús en Campo hermoso, ha acogido 9 presbíteros, cada uno con sus carismas y valores, quienes bajo la luz del Espíritu Santo han dado su aporte en la construcción del Reino de Dios; fruto de este trabajo, son los 10 grupos de pastoral con los que cuenta actualmente la parroquia, que poco a poco se han ido fortaleciendo formando así comunidad de comunidades.

El 14 de mayo de 2017 nuestra parroquia cumplió sus Bodas de Oro, 50 años de servicio pastoral en el sector occidental de la arquidiócesis de Bucaramanga, ha sido una oportunidad para que toda la comunidad se una en feliz memoria recordando el esfuerzo y trabajo de los  grupos apostólicos: Ministros Extraordinarios de la comunión, Monaguillos, Adoración Perpetua, Legión de María con (6) Praesidium de adultos que funcionan en nuestra parroquia y en la Capilla Santa María Reina y Madre en Quinta Estrella, resaltamos también el Praesidium semillero y juvenil. El Grupo de Lectores, Catequistas, Misioneros y las familias integrantes del libro de Oro (80 familias) que apoyan financieramente a la parroquia en sus arreglos locativos.

Finalmente agradecemos a Dios por llegar a estas Bodas de Oro, acción de gracias presentadas al Señor en su Altar en tan bella misa presidida por nuestro irá nuestro Arzobispo, Monseñor Ismael Rueda Sierra en horas de la mañana. En ella, colocamos en el corazón de Dios a todos los sacerdotes que pasaron por nuestra comunidad en estos primeros 50 años, dejando una huella que nadie podrá borrar y siendo siempre esos pastores que se necesitan, trabajando siempre por su rebaño. De igual forma fue el momento oportuno para agradecer a todas las personas que de una u otra manera siempre han estado pendientes de las necesidades de nuestra parroquia y han tendido su mano bondadosa durante estos 50 años para ayudar la labor pastoral. ¡Dios les bendiga por su esfuerzo y generosidad!

Deja un comentario