Santo del Día, Lunes 19 de febrero de 2018

SAN GABINO DE ROMA

Presbítero y Mártir, 19 de febrero

Por: P.Juan Croisset, S.J. | Fuente: iteadjmj.com

NOTA: Su nombre no está incluido en el actual Martirologio Romano

Martirologio Romano (de 1956): En Roma, el triunfo de san Gabino, Presbítero y Mártir, que fue hermano del Papa san Cayo, el cual, aherrojado largo tiempo en la cárcel por Diocleciano, con una preciosa muerte se granjeó los gozos celestiales. († c.295)

Fue San Gatuno originario de Dalmacia, pariente del emperador Diocleciano, hermano del papa San Cayo, y padre de Santa Susana; nació de padres cristianos, hacia la mitad del tercer siglo. En poco tiempo adelantó mucho en las letras humanas; pero se dedicó con mucha mayor aplicación al estudio de la Sagrada Escritura y de las ciencias divinas.

Apenas se vio nuestro Santo desembarazado de los lazos del matrimonio por la muerte de su virtuosa mujer, cuando se aplicó enteramente á estudiar la ciencia de la religión. Libre de los empeños del siglo, quiso ser admitido en el clero; elevado á la dignidad del sacerdocio, no cedía su celo al más generoso, al más infatigable, al más industrioso ni al más eficaz. Veíase con admiración á este santo presbítero pasar las noches enteras en las lóbregas concavidades de las rocas para celebrar el santo sacrificio de la Misa, y para alimentar con el divino Pan a los que estaban en vísperas de ser sacrificados, hostias inocentes, al Dios vivo en las aras del martirio.

Apenas triunfó su hija, Santa Susana, de los tormentos, coronando su virginidad con el generoso sacrificio de su vida, cuando fue arrestado San Gabino. Encerráronle en un obscuro espantoso calabozo, que fue para él lugar apacible de sus delicias. Resuelto el tirano á vencer la constancia de su fe, ó por el tedio, ó por las incomodidades de la prisión, ó dejándole morir en ella de hambre y de miseria, le hicieron padecer cuantos tormentos puede inventar la más cruel barbarie.

Sufrió el Santo todos estos suplicios, no sólo con una constancia inalterable, sino con tanta alegría como si pasara la vida más divertida y más regalada del mundo. Seis meses pasó San Gabino en estos tormentos después de la preciosa muerte de su hija Santa Susana, hasta que, queriendo el Señor coronar su paciencia premiando sus trabajos, permitió que le cortasen la cabeza.

Terminó nuestro Santo la carrera de su vida por un glorioso martirio el día 19 de Febrero del año de 296, dos meses antes que lograse la misma suerte su hermano el santo pontífice Cayo; y fue enterrado por los cristianos el cuerpo de San Gabino en el cementerio llamado de San Sebastián.

 

Deja un comentario