Primera Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores

El Santo Padre Francisco ha instituido que el cuarto domingo de julio de cada año se celebre la «Jornada Mundial de los Abuelos y Mayores»; este domingo es siempre cercano a la celebración litúrgica de los santos Joaquín y Ana (26 de julio), padres de la Bienaventurada Virgen María, es decir “abuelos” del Señor Jesús. El anuncio lo hizo el 31 de enero de 2021, dos días antes de la solemnidad de la Presentación del Señor cuando los santos ancianos Simeón y Ana reconocieron en el Templo a Jesús como el Mesías. En aquella ocasión el Papa dijo: «la vejez es un regalo y que los abuelos son el eslabón entre las generaciones, para transmitir a los jóvenes experiencias de vida y de fe. A menudo se olvida a los abuelos y nosotros olvidamos esta riqueza de preservar las raíces y transmitir. Por eso he decidido instituir la Jornada Mundial de los Abuelos y de los Ancianos […] Es importante que los abuelos se encuentren con sus nietos y que los nietos se encuentren con sus abuelos, porque — como dice el profeta Joel— los abuelos soñarán frente a sus nietos, tendrán ilusiones [grandes deseos], y los jóvenes, tomando fuerzas de sus abuelos, irán adelante, profetizarán».

Mensaje para la Jornada

Posteriormente (31 de mayo) Su Santidad firmó el mensaje para esta jornada, titulado «Yo estoy contigo todos los días», inspirado en la Palabra del Señor a sus discípulos en la Ascensión (cf. Mt 28,20) que recuerda especialmente a cada persona mayor: «toda la Iglesia está junto a ti —digamos mejor, está junto a nosotros—, ¡se preocupa por ti, te quiere y no quiere dejarte solo!»; esto implica recordar que no estamos aislados de los demás en sentido estricto:

«Incluso cuando todo parece oscuro, como en estos meses de pandemia, el Señor sigue enviando ángeles para consolar nuestra soledad y repetirnos: “Yo estoy contigo todos los días”. Esto te lo dice a ti, me lo dice a mí, a todos. Este es el sentido de esta Jornada que he querido celebrar por primera vez precisamente este año, después de un largo aislamiento y una reanudación todavía lenta de la vida social. ¡Que cada abuelo, cada anciano, cada abuela, cada persona mayor —sobre todo los que están más solos— reciba la visita de un ángel!»

Indulgencia para la Jornada

Participación en la celebración papal

El Santo Padre, por medio de la Penitenciaria Apostólica y según la petición del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida concede la indulgencia Plenaria en las condiciones habituales (confesión sacramental, comunión Eucarística y oración según las intenciones del Papa), a los abuelos, a los mayores y a todos los fieles que, movidos por un verdadero espíritu de penitencia y caridad, participen el 25 de julio de 2021, con motivo de la Primera Jornada Mundial de los Abuelos y los Mayores, en la solemne celebración que presidirá el Santo Padre Francisco en la Basílica del Vaticano o en los actos que se realizarán en el mundo (televisión, radio, redes sociales), que también podrán aplicar como sufragio por los difuntos.

Visita real o virtual a los mayores

También en el mismo día se concede esta indulgencia a los fieles que dediquen un tiempo adecuado a visitar real o virtualmente a sus hermanos mayores necesitados o en dificultad (enfermos, abandonados, discapacitados, etc.).

Quienes no pueden salir de casa

Además, se puede conceder la indulgencia a todos aquellos que no pueden salir de casa por un motivo grave, siempre que se abstengan de todo pecado y tengan la intención de cumplir lo antes posible las tres condiciones habituales, si estos se unen espiritualmente a los actos sagrados de esta Jornada Mundial, ofreciendo al Dios oraciones y los sufrimientos de su vida, sobre todo cuando se trasmitirán las palabras del Santo Padre y las celebraciones.

Entradas relacionadas

Deja un comentario