Alegría por la liberación de la hermana Gloria Narváez

La monja franciscana colombiana fue liberada ayer, 09 de octubre, en Malí, tras años de cautiverio. La religiosa se encuentra en buen estado físico y ha llegado a Italia. La hermana Narváez se ha reunido con el Papa Francisco inmediatamente después de la Misa de inauguración del Sínodo.

La monja había sido secuestrada por cuatro hombres armados en la parroquia de Karangasso, en la frontera entre Malí y Burkina Faso, a 400 kilómetros al este de Bamako, donde era misionera desde hacía seis años junto con otras tres religiosas. Unos meses después de su secuestro, en julio de 2017, había aparecido en un vídeo reivindicado por Al Qaeda, mientras que en un mensaje enviado a su hermano a través de la Cruz Roja, había dado a conocer que era prisionera de un nuevo grupo. La comunidad cristiana de Bamako había organizado varias misas y rezado por ella, y en 2020 la Iglesia católica del país, tres años después, organizó una jornada de oración por su liberación.

La hermana Gloria, originaria de Pasto, en el suroeste de Colombia, es miembro de las Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, una congregación de origen suizo fundada en 1893 y presente en 17 países. El presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, Monseñor Mario de Jesús Álvarez Gómez, expresó también su inmensa alegría por su liberación, así como la presidencia de Malí, que rindió homenaje a la «valentía» de la hermana Narváez.

Entradas relacionadas

Deja un comentario