Será beatificada la Madre colombiana María Berenice Duque

El Papa Francisco ha recibido esta mañana en audiencia al Cardenal Marcello Semeraro, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, y ha autorizado a la Congregación a promulgar los Decretos relativos al milagro atribuido a la intercesión de la Venerable Sierva de Dios María Berenice Duque Hencker (nacida Ana Julia), Fundadora de la Congregación de las Hermanitas de la Anunciación; nacida el 14 de agosto de 1898 en Salamina (Colombia) y fallecida el 25 de julio de 1993 en Medellín (Colombia).

Un joven padecía una enfermedad neurológica degenerativa que le había dejado inmovilizado y con un dolor insoportable. Los médicos, después de numerosas pruebas e intervenciones quirúrgicas, llegaron a la conclusión de que su caso no tenía cura y lo mandaron a casa con cuidados paliativos.

Sin embargo, una religiosa le sugirió que rezara a la madre María Berenice Duque Hencker, fundadora de las Hermanitas Anunciadoras cuya beatificación ha sido anunciada este miércoles 13 de octubre, y, sin explicación médica, inició una paulatina recuperación hasta su curación completa.

El joven colombiano que protagonizó el milagro nació en 1987 y comenzó a sufrir problemas de salud con 7 años, cuando comenzó a padecer desequilibrios físicos como nauseas, cansancio y dolor muscular.

En 1996 su situación empeoró con frecuentes pérdidas de conocimiento, a veces varios en un mismo día. Un año después su estado físico se agravó y se le diagnosticó una disfunción neurológica progresiva grave.

En 2004, a pesar del tratamiento, el joven quedó prostrado, prácticamente inmóvil e incapaz de alimentarse. Los dolores musculares y viscerales se hicieron insoportables y, finalmente, fue dado de alta y se le prescribieron cuidados paliativos en su domicilio.

El 12 de abril de 2004, mientras rezaba a la madre María Berenice Duque Hencker, experimentó una sensación de frío por todo el cuerpo y, de forma espontánea, fue capaz de levantarse de la silla de ruedas. Desde entonces, su mejoría fue constante hasta recuperarse por completo.

Fuente: Vatican News

Entradas relacionadas

Deja un comentario