“La Eucaristía, en la economía de la Salvación” Itinerario Pastoral de mayo

En este mes, como Arquidiócesis de Bucaramanga, reflexionaremos sobre La Eucaristía, en la economía de la Salvación. El signo será la Última Cena y como acción significativa se propone celebrar Eucaristía de acción de gracias por quienes han pastoreado la comunidad, recordando su servicio mediante su fotografía. Así que prestemos mucha atención a lo siguiente:

¿Qué es la Economía de la Salvación?
La palabra economía tiene dos raíces griegas: Oikos, que significa casa; y nomos que quiere decir ley. Por tanto, la economía es la ley de la casa, es decir, la manera de administrar una casa.

Teniendo esto claro la palabra economía no solo indica el aspecto administrativo del dinero y de los bienes, también puede indicar el modo general de pensar, programar y ejecutar un determinado proyecto. Esto último es la economía de la salvación que nos muestra cómo Dios ha proyectado, programado y ejecutado el Plan de Salvación que en su infinita misericordia ha querido para todos nosotros. Por tanto, decir economía de la salvación es decir plan de salvación.

¿Cómo ejecuta Dios este Plan?
Dios va revelando poco a poco su plan de salvación culminando en su plena manifestación y ejecución que es Cristo en Él cobra sentido la ley y los profetas, ya que el no viene a abolirla sino a darle plenitud. Sin embargo, podemos decir que para llevar a cabo este plan Dios se ha valido de los recursos que dispone el hombre, se ha valido de personas para hablarnos y en su infinita pedagogía se ha tomado el tiempo necesario para su ejecución, llegando la plenitud de los tiempos con la venida de su Hijo.

La Eucaristía en la Economía de la Salvación (Cfr. CEC 1333-1337)
Entendida la economía de salvación podemos ver ahora como se ha hecho participe la Eucaristía en el plan salvífico de Dios, bajo la enseñanza del Catecismo de la Iglesia Católica. Por eso para dar sentido a nuestro signo, compartiremos el magisterio eclesial a la luz de esos tres conceptos claves en economía.

¿Qué recursos son utilizados en la economía de la salvación para hablarnos de la Eucaristía?
La Iglesia nos recuerda que en el corazón de la eucaristía encontramos el signo sacramental del pan y el vino que por las palabras de Cristo y la Invocación del Espíritu Santo se convierten en cuerpo y sangre del Señor, estos significan la bondad de la creación, fruto de la tierra y trabajo del hombre. Esos recursos han estado presentes en el plan de salvación: recuerdan los panes ácimos de la pascua judía significando libertad y salida de Egipto. El maná recuerda que Israel vive de la palabra de Dios, el cáliz de bendición es alegría de la espera mesiánica. Estos signos y más nos muestran que la Eucaristía ha estado presente en el plan de Dios llegando a su culmen en Cristo.

¿Qué personas aparecen en la economía de la salvación?
La figura del sacerdote Melquisedec que se encuentra con Abrahán y ofrece pan y vino, el pueblo de Israel que celebra la pascua al salir de Egipto y los apóstoles que participan en signos como la multiplicación de los panes y las bodas de Caná, además de ser partícipes de la institución de la eucaristía muestra que Dios ha escogido personas para desempeñar su plan.

¿Cuál es el tiempo de este para que aparezca la eucaristía en el plan de salvación?
Con Jesús llega la plenitud de la revelación del plan salvífico, él es la plenitud de los tiempos. Durante su vida anticipo por medio de signos la realidad eucarística, el evangelio de Juan nos narra un primer anuncio de la eucaristía en el capítulo 6, donde muchos lo dejan al escuchar que su cuerpo es verdadera comida y su sangre verdadera comida. Sin embargo, nos da esta gracia el día que instituye la eucaristía dándole un nuevo significado a todas las prefiguraciones anteriores a él haciendo de esta una nueva pascua y prenda de amor a sus discípulos.

Fuente: Vicaría de Pastoral

Entradas relacionadas

Deja un comentario