«Gracias a Colombia que abrió los brazos para una colonia libanesa muy grande» Monseñor Fadi Bou Chebl

En la mañana de hoy, domingo 31 de julio, monseñor Fadi Bou Chebl, Exarca Apostólico Maronita para Colombia, celebró la Divina Liturgia Maronita (Santa Misa) en la Catedral Metropolitana de la Sagrada Familia.

«Nosotros hacemos parte de la Iglesia Latina, Iglesia Católica con Rito Latino, pero pensamos en la Iglesia Católica en otras manifestaciones de fe, con otros ritos y con otras maneras de expresar una misma fe. Por eso decimos que la Iglesia es una.

Hoy, por ejemplo, tenemos la oportunidad de compartir y tener entre nosotros a monseñor Fadi, que es Exarca de la Iglesia Maronita… que no se dice ‘Iglesia Católica Maronita’, porque el solo hecho de decir ‘Iglesia Maronita’ quiere decir que es una Iglesia Católica; presente en el oriente, en una parte del mundo muy lejana a la nuestra, una Iglesia que nació en la ciudad de Antioquía; que el libro de los apóstoles nos relata que allá fue donde por primera vez nos llamaron cristianos. Esa Iglesia fue fundada por el apóstol San Pedro, que luego de seis años de estar ahí continuó su camino para seguir fundando la Iglesia en otras partes.

Por eso hoy, nosotros como católicos, no venimos a ser testigos de un ‘show’, ni mirar absolutamente nada raro. Se trata de entender que es la misma Iglesia Católica, unidos en la misma fe y unidos al Papa, pero con una forma distinta de expresar la fe.» Explicó el Pbro. Leivi Leonardo Gutiérrez, Vicario General de la Arquidiócesis de Bucaramanga, minutos antes de iniciar la eucaristía.

Por su parte, Monseñor Fadi Bou Chebl compartió lo siguiente frente a la celebración del Rito Maronita en nuestra Arquidiócesis:

«¿Quiénes son los Maronitas y por qué ahora se dio la posibilidad? Los Maronitas son los cristianos católicos del medio oriente que jamás se separaron de la Sede de Pedro; porque su convicción, desde que Pedro fundó la diócesis de él en Antioquía, antes de ir a Roma, es: “la fe de Pedro es mi fe, mi fe es la fe de Pedro”. Y nosotros sabemos que la fe es un don que Dios nos regala, pero también es una voluntad nuestra aceptar este don, o Dios no permita, rechazarlo.

Este pueblo que vivía al inicio en Siria, muy prontamente luego llegó al Líbano y desde este lugar fue a todo el mundo, decidió vivir la fe de Pedro, hasta tal punto que tenemos una oración donde dice: “Marón, que era un santo, unió a sus hijos y les dijo “recen por Pedro porque Cristo lo ha elegido para ser la roca sobre la cual va a fundar su Iglesia”. Por lo tanto, no se dice ‘Maronita Católico’, porque no hay Maronita que no lo sea;

Esta Iglesia que nació, como les dije, en Siria y llegó al Líbano y de allí al mundo, está celebrando hoy 350 monjes y discípulos de San Marón que murieron porque solamente creyeron en la fe de Calcedonia, este Concilio que definió la Fe Católica que Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre, es un Dios perfecto y es un hombre perfecto. Aquellos que no aceptaron esta verdad, nosotros los llamamos ‘monofisitas’ o en ese tiempo ‘herejes’, y ellos al saber que nosotros seguimos la enseñanza del Concilio de Calcedonia, nos llamaron ‘Maronitas’, porque éramos seguidores de Marón.

En la persecución última de ISIS en Irak, en Siria, hasta que llegaron al norte del Líbano, nosotros sentimos una responsabilidad frente al católico que está en Bucaramanga, que no sabe nade de lo que estamos pasando, hemos sentido que nosotros somos responsables de una herencia espiritual, litúrgica, histórica que no se puede despreciar. Por lo tanto, el Sínodo de los Obispos Maronitas, encabezado por nuestro Patriarca, le dice al Papa: “queremos fundar diócesis nuevas”, y como el Patriarca tiene solo autoridad en oriente, la Santa Sede da posibilidad fuera de este territorio, y Francisco decide fundar en Colombia, Ecuador, Perú y en centro de África, para que esta herencia espiritual no se pierda ni por la guerra, ni por el martirio, ni por el destierro.

Hace seis años y medio he venido, como dice San Pablo, un embajador de Cristo, para volver a unir el rebaño que está disperso en toda la tierra colombiana; mis compatriotas, los libaneses que han llegado luego de matanzas y persecuciones por parte de los otomanos turcos (siglo XIX y XX) y esto hizo que los libaneses empezaran a salir y buscar nuevos horizontes, para encontrar lo más valioso para ellos: libertad y fe. Gracias a Colombia que abrió los brazos para una colonia libanesa muy grande.» Expresó Monseñor Fadi Bou Chebl, Exarca Apostólico Maronita para Colombia, en medio de la homilía.

En el siguiente enlace encontrarás la Santa Misa en Rito Maronita celebrada el día de hoy: https://bit.ly/3voHxTp

Descarga la galería de la misa en el siguiente enlace: Galería

Conoce más sobre la Iglesia Maronita en la siguiente entrevista realizada por Radio Católica Metropolitana y la Delegación de Comunicaciones de la Arquidiócesis:  https://bit.ly/3PUJv5M

 

Entradas relacionadas

Deja un comentario