Aprendiendo Sobre la Marcha en medio de la Cuarentena

 Por: Padre Luis Gabriel Sierra Quiñonez- Delegado Episcopal Secretariado para el Servicio y Desarrollo             Humano Integral, DHI

Y empezamos un tiempo que nunca imaginamos que pasaría… la primera semana del aislamiento obligatorio nos trajo pesimismo, pensamientos negativos, frustraciones, malas noticias. Pero mientras tanto un grupo de personas se disponía a colocarse la camiseta, a seguir dando la buena batalla que identifica a los cristianos.

Cuando sale la primera campaña: “Ayúdanos a Ayudar” del Banco de Alimentos para recibir ayuda, se sumaron en 8 días 75 personas, llegando a una donación de 11’400.000 con lo que pudimos armar los primeros 300 mercados que entregamos a la población cuya base de datos recogimos a través de unas líneas voluntarias y entonces ahí se pensó: “SI SE PUEDE” los santandereanos no nos dejarán solos. Empezamos a contar con el compromiso de las autoridades Departamentales y Municipales, con la ayuda de Sergio Velásquez de la Cámara de Comercio de Bucaramanga y la Dra. María Juliana de la ANDI y empezaba la campaña: “#DeEstaSalimosJuntos” del Departamento de Santander y firmes en el propósito de repartir a las más de 5000 personas que se habían inscrito a través de las líneas habilitadas; y entonces viene la angustia de reconocer que estamos desbordados; pues repartimos 200 mercados diarios y ese día llaman 4 Ediles o 2 líderes de los barrios y nos dan listas que suman 300 personas, y pensamos sin querer que no vamos a ser capaces…Pero empezaron diferentes empresas agremiadas en la ANDI a hacer su donación y nuevamente nos vuelve la esperanza de creer que sí lo vamos a lograr.

Y así, con esos pasos dados sobre la marcha hemos aprendido a entregar de manera más organizada, de atender en orden un buen número de personas vulnerables y sobre todo de ver la sonrisa de esa niña con ‘down’ que besaba el mercado o la sonrisa tierna de una mujer que no puede ver y se hacia la señal de la cruz con el arroz recibido. Y por ellos es que sigue valiendo la pena dar lo mejor que tenemos.

A la fecha de 7 de mayo hemos entregado 9.073 mercados a diferentes zonas y sectores del área metropolitana. Y en la operación que viene haciendo el Banco de Alimentos de Bucaramanga hemos entregado 188.460 kilos que son alrededor de 23 mil platos de comida. Así debe entenderse que las personas que atendemos a través de las fundaciones en sus programas se les ha mantenido la ayuda.

En conclusión, ha sido un tiempo para sentir con la gente, tanto necesitada y vulnerable, como, con aquellos que sacan lo mejor de su corazón y hacen donaciones que en verdad quedamos sorprendidos y es por esa gente que “dona” ya sea su dinero, su tiempo, su oración, sus sacrificios, o sus mercados y ya sea por la sonrisa o las lágrimas de quienes reciben y hasta los insultos y las amenazas que es que vale la pena creer en Bucaramanga, creer que hay personas que practican lo que creen: EL AMOR AL PRÓJIMO. Y esto es lo que hemos aprendido en la marcha.

Deja un comentario