Así fue la caminata Huellas de Ternura en Bucaramanga

El miércoles 6 de febrero a las 4:00 p.m. inició el recorrido  que salió desde la parroquia San Laureano hasta la Catedral La Sagrada Familia”.

 Foto: Edgar Enrique García Téllez

Por: Daniela Fló[email protected]

Con globos, pitos, cometas, disfraces, juguetes y música se hicieron presentes los niños y jóvenes de la ciudad para marchar por sus derechos, rechazando todo tipo de maltrato; así mismo combatir el flagelo de la violencia en niños y niñas.

El recorrido inició desde la Parroquia San Laureano, pasando por la calle 36 hasta llegar a la Catedral de la Sagrada Familia, donde se celebró la eucaristía de la ternura presidida por el padre Leivi Leonardo Gutiérrez Motta, provicario general, y en la cual participaron representantes de otros credos religiosos.

“Para nosotros es un orgullo estar en esta marcha, participando con una acción de visibilidad y de trabajo en equipo para lograr el objetivo de erradicar la injusticia en nosotros los adolescentes”. Opinó Sergio López, Delegado nacional de gestores de Girón.

Aproximadamente 800 personas caminaron por las calles de la Ciudad, convocados por la Delegación de Pastoral Infantil Arquidiocesana, y acompañados por World Visión, Fundación Cáritas, CONACED, Instituto de Familia y Vida UPB, Pastoral Familiar y Pastoral Educativa. Se hicieron presentes las parroquias El Buen Pastor, San Martín de Porres, Santa María Bernarda Bütler, San Francisco Javier, San Pío X, San Miguel Arcángel, entre otras, grupos de cultura y danzas de la UPB, colegios de la ciudad y la Policía Nacional.

“Ha sido hermoso ver elevarse la cometa por el cielo de Colombia, para que barra con toda la violencia a la que ha estado sometida la niñez, y deje con nosotros este movimiento encendido por una cultura de protección, de dignidad, de paz para Colombia y América Latina”, agregó Susana Rafalli Arizmendi, embajadora de la ternura y la fundación Cáritas-Venezuela.

‘Cero violencia 100% ternura’ es el lema de la movilización y fue la marca que dejó en Santander, llegando a los corazones de cada persona, “tenemos que hacer como hizo Jesús, enseñar y predicar el amor por los niños. Las únicas huellas que deben tener ellos son abrazos, besos y caricias, no queremos niños maltratados”, expresó el padre Leivi Leonardo Gutiérrez Motta, Provicario General.

La Caminata Continental Huellas de Ternura llegará a Bogotá, visitará otras ciudades del país durante 15 días con el fin de dejar una enseñanza, asumiendo la ternura, crianza y cuidado como estilo de vida. Finalizada la visita a nuestro país, la cometa de la Ternura continuará recorriendo el continente hasta llegar a la Patagonia en Argentina.

Deja un comentario