BENDICIÓN ALTAR CAPILLA SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS VEREDA LA CEBA – SANTA BÁRBARA

Por: Delegación de Comunicaciones – [email protected]

En el marco de la fiesta de Santa Bárbara, el pasado martes 04 de diciembre se llevó a cabo la bendición del Altar de la Capilla Sagrado Corazón de Jesús, vereda La Ceba del municipio de Santa Bárbara, comunidad que está bajo la jurisdicción de la Parroquia Santa Bárbara en el Arciprestazgo San Rafael.

La Santa Eucaristía fue presidida por nuestro padre y Pastor Monseñor Ismael Rueda Sierra, Arzobispo de Bucaramanga, a las 2:00 p.m., siendo concelebrada por el arcipreste de San Rafael, padre Oscar Vera Tami, y el padre Juan Pablo Cote, administrador de la parroquia Santa Bárbara a la cual pertenece la vereda.

En la homilía Monseñor Ismael Rueda Sierra recordó “¡Queridos hermanos y hermanas! Estamos aquí reunidos como una sola familia para dar gracias a Dios por éste sueño que se hace realidad, por más de 30 años muchos de ustedes añoraban tener una capilla en su comunidad, en esta Vereda La Ceba, hoy y gracias al empeño, esfuerzo económico y disposición ya la tenemos, faltan algunas cosas que poco a poco se colocarán. Hemos iniciado el tiempo de Adviento, tiempo de preparación, espera del Señor, y Él hoy nos pide estar en guardia, para su segunda venida; por esa razón, nosotros nos preparamos espiritualmente en la oración, en la conversión, revisión de la vida.

 Hoy estamos viviendo un momento muy hermoso, porque como familia ustedes se han preparado para éste día, para bendecir este bello templo. Consagrar un templo es significar que Dios viene a éste templo a habitar, así como Cristo el Señor nacido de María virgen vino a habitar entre nosotros. Recordemos como nos dice el pasaje: “el Verbo se Hizo Carne y habitó entre nosotros”, puso su casa entre nosotros, de la misma manera podemos decir que el Señor viene a habitar en esta casa, en ésta vereda; pero lo más importante es habitar en el corazón de cada uno de ustedes.

El evangelio de hoy nos habla de un Jesús que frecuentemente se retiraba a orar, a meditar, y en su oración daba gracias a su Padre por haber tenido en cuenta a los más humildes; a personas como ustedes, gente sencilla, humildes, que trabajan diariamente en estas veredas, en este sector de la parroquia. San Pablo nos recuerda que somos templo del Espíritu Santo, y que todos nosotros somos edificación de Dios. 

Aquí tenemos un templo material que se fue construyendo con unos cimientos fuertes que no se ven, pero que están haciendo su trabajo desde el silencio. En la Iglesia nos dice la Palabra de Dios, el Señor construye su Iglesia sobre el cimiento de los apóstoles, y Él, Jesús es la piedra angular, la piedra que sostiene toda la edificación para que no se caiga, y cada uno de nosotros somos esos ladrillos que el obrero coloca con paciencia y cada uno va ocupando su propio lugar; Dios da a cada uno sus propios dones en virtud del Espíritu Santo que hemos recibido y cada uno con ellos contribuye a la edificación de la comunidad, en este caso a quienes vivimos en La ceba y veredas vecinas, y es lo que tenemos que ver cuando hacemos la bendición, una inauguración, una dedicación de una nueva Iglesia, como es en este caso que han querido  tener como titular al Sagrado Corazón de Jesús de quien brota todo el amor para el mundo.        

Es importante recordar que el Altar en un templo es el lugar a donde se dirigen todas las miradas y suplicas, el Altar es signo de la presencia de Cristo; Cristo Sacerdote, Cristo Piedra donde se sacrifica el Cordero, es el Cordero mismo quien presenta al Padre el Sacrificio, por eso la importancia grande que tiene el Altar en el Templo; y después de bendecido e incensado pasamos a la mesa para celebrar la Eucaristía, signo del sacrificio del Señor en la Cruz.     

Vivamos con alegría y gratitud éste momento por todos los que han hecho posible la construcción de ésta capilla, la presencia de Dios en este lugar, en ésta vereda La Ceba, en éste sector de la Parroquia Santa Bárbara y que María, nuestra Madre, interceda cada día por nosotros ante el Padre Celestial, ¡Amén!                

Antes de la Liturgia Eucarística, Monseñor Ismael Rueda Sierra realizó el Rito de bendición del Altar sobre el cual se llevó a cabo la consagración de las especies del Pan y el Vino.

Culminada la oración poscomunión Monseñor Ismael agradeció el trabajo realizado por todas las familias en la construcción de la capilla y el apoyo dado a la parroquia Santa Bárbara. Monseñor Ismael les imparte su bendición y saludo de navidad y fin de año.

Deja un comentario