LA DIÓCESIS, LUGAR DE COMUNIÓN