Evangelio del Día, Domingo 18 de Octubre de 2020