Comunidad de Vida Cristiana Celebra 20 años en Bucaramanga

Por: Delegación de Comunicaciones – [email protected]

La Casa de Retiros de Villa Asunción, ubicada en el barrio Los Pinos acogió el lunes festivo 04 de noviembre a todo el equipo directivo, de asesores y talleristas que conforman las Comunidades de Vida Cristiana a nivel Nacional y Regional, quienes se congregaron en la Arquidiócesis de Bucaramanga para celebrar su Vigésimo Aniversario de fundación y servicio pastoral a nivel de la región Santander, bajo el carisma de San Ignacio de Loyola, fundador de los Padres Jesuitas. En el marco de su Vigésimo Aniversario nuestro padre y Pastor Monseñor Ismael Rueda Sierra presidió la Santa Eucaristía a las 10:00 a.m. siendo concelebrada por los padres José Roberto Arángo y Hernando Muñoz, S.J.

En su mensaje Monseñor Ismael Rueda Sierra felicitó inicialmente a todos los directivos nacionales y regionales de CVX por ese itinerario de vida que han llevado no solamente en estos 20 años en nuestra región, sino por todo el bien que han hecho a la Iglesia durante tanto tiempo. Ya en su homilía el señor arzobispo expresó: “La Palabra de Dios que acabamos de escuchar nos permite hacer una meditación y resaltar que los Dones de Dios son irrevocables, cuando Dios decide confiarnos algo para el bien de la iglesia, para el bien de nuestros hermanos, lo entrega como una gran responsabilidad que tenemos que asumir y Él no se echa para atrás, nosotros somos los que somos inconstantes, infieles, vacilamos; pero Dios mantiene su propósito de hacer el bien a través de un carisma, como en éste caso un Don especial que le ha entregado a la CVX  y que tiene que continuar de generación en generación, transmitiendo ésta riqueza espiritual abundante.

Y ese Don, esa riqueza tiene una fuente y es, en el caso de ustedes, la espiritualidad Ignaciana, con toda su riqueza, su propuesta, que tanto bien ha hecho a la Iglesia. El texto de hoy nos ratifica lo que San Ignacio promulgaba: ‘primero la Gloria a Dios y luego la salvación de los hombres’, la salvación de las almas. Ese es un gran objetivo así como ‘Amar y Servir’; en pocas palabras, cuando amamos a Dios con profundidad ese amor se vuelve un modo de vida, un estilo de amar, una forma de vivir el evangelio y eso se refleja en la forma como ustedes viven la Espiritualidad Ignaciana. Y hay algo también muy importante que debemos resaltar de esa espiritualidad y es el discernimiento. El Santo Padre Francisco nos está insistiendo de forma permanente que tengamos ese estilo de espiritualidad en la Iglesia para ver las cosas con los ojos de Dios, y ayudar a transformar la historia, la vida cotidiana, con los ojos del Señor, esto nos ayudará a servir mejor a nuestros hermanos.

El Señor en su Palabra nos invita a obedecer, como lo hizo Cristo para dar Gloria a su Padre, Él se entregó obedeciendo hasta la muerte y una muerte de cruz. Y recordemos que la palabra obediencia en la Sagrada Escritura es sinónimo de escuchar; saber escuchar lo que Dios me dice, lo que Dios me transmite a través de esa unión, contemplación, escuchándolo a Él, para hacer su voluntad; y otra cosa es el discernimiento, es saber escuchar a Dios, lo que Él me dice para ponerlo por obra. Entonces podemos resumir que hoy la Carta a los Romanos nos habla del ‘saber escuchar a Dios y discernir para poner por obra; darle Gloria a Él y servirle a los demás.

En segundo lugar, Comunidad, comunidad de vida, la Iglesia es comunidad o no es Iglesia, nosotros vivimos nuestra fe en comunidad o no la vivimos. El gran testamento que Jesús nos ha dejado es ‘Padre que todos sean Uno, como tú y Yo somos Uno para que el mundo crea que Tú me has enviado’. El mundo no creerá el anuncio del evangelio si no somos testigos en concreto de la Comunión con Dios entre nosotros. La vida en fraternidad, la presencia amorosa del Señor, a través del testimonio diario del amor, de la solidaridad, de la convivencia justa entre todos nosotros. Y un gran propósito justamente del testimonio que ustedes quieren dar es que desde sus ocupaciones propias, desde sus cotidianidades como laicos, hombres y mujeres, quieren vivir y hacer vivir la presencia de la cercanía de Dios donde quiera que estén, y ser testigos del amor de Dios viviendo la fraternidad y la solidaridad, Comunidades de Vida Cristiana.

Y en tercer lugar ‘La Misión’. El santo padre nos está insistiendo muchísimo en que todos nosotros por el hecho de ser cristianos, bautizados, debemos estar en permanente salida misionera, y por eso no se puede entender que una persona, un grupo, una comunidad parroquial no tenga claro que somos, como lo ha dicho el Papa en su mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones ‘somos misión’, es un aspecto esencial de nuestra identidad. (…) en el evangelio el Señor nos recuerda tener nuestra opción preferencial por los pobres, los más frágiles y sé que es una gran propósito que también tienen ustedes desde CVX, en su apostolado, en su vida y en el cumplimiento de su misión apostólica.

Hoy también celebramos la memoria de San Carlos Borromeo, y lo recordamos por ser un gran obispo, un gran pastor, a él le debemos la idea de fundar los seminarios conciliares para nuevos sacerdotes. Así como es tan necesario en la vida de la Iglesia que hayan seminarios es también muy importante que hayan Escuelas de Formación de Laicos, ustedes son una Escuela inspirada en San Ignacio, debemos seguir trabajando por la consolidación de Escuelas de formación para los Laicos, seguir trabajando en la consolidación de la madurez del laicado que tiene que participar cada día en la vida de la Iglesia en éste ambiente sinodal; el sínodo no puede ser solamente de nosotros los Clérigos, es con el pueblo de Dios que se hace, haciendo discernimiento, para saber qué es lo que Dios quiere de nuestra Iglesia en medio de tantos desafíos que tiene en éste momento, en medio de la cultura que estamos viviendo y a la cual debemos evangelizar con cada salida misionera. Pensemos en la enorme responsabilidad que el Señor nos ha dado, les ha dado a ustedes como CVX, y recordemos que los Dones de Dios son irrevocables. ¡Pidámosle a la Santísima virgen María que nos acompañe y nos brinde  siempre su intercesión. ¡Amén!  

Antes de impartir la bendición apostólica con indulgencia plenaria, el señor arzobispo reiteró su saludo de felicitación a la comunidad CVX por su compromiso pastoral y misionero durante estos 20 años. Fue también la oportunidad para que el Consejo Directivo Nacional exaltara a través de la entrega de una placa conmemorativa, la labor que han realizado varios laicos durante estos años en el departamento y el país.

Finalizada la celebración de la Santa Eucaristía la presidenta ejecutiva nacional de CVX, Flor Alicia Moncaliano, nos compartió sus impresiones sobre el trabajo pastoral que se ha venido realizando a nivel nacional y regional. “CVX es una Asociación de Laicos animada por la Espiritualidad Ignaciana que nace en Colombia en el año 1989 y fue compartida por el padre Jesús Andrés Vela en Bogotá inicialmente a un pequeño grupo de jóvenes de la Universidad Javeriana y que gracias a los resultados obtenidos ha venido creciendo en el transcurrir de la historia en todo el país y otras partes del mundo. Nuestras comunidades de Vida Cristiana (CVX) actualmente hacen presencia en las ciudades de Bogotá, Medellín y gran parte de la región Santandereana”.

Para Carolina Cardozo, tallerista CVX Santander “es muy importante ésta celebración porque es reconocer la bondad que ha tenido el Señor con nosotros y todo el trabajo que durante dos décadas muchos hermanos han realizado con el firme propósito de servir y mejorar la vida de muchas personas y familias a través de estos talleres espirituales. Hoy hemos tenido la dicha de inicia ésta celebración con la Santa Eucaristía presidida por nuestro Arzobispo Monseñor Ismael Rueda Sierra quien vino a acompañarnos y fue concelebrada por nuestro asesor nacional el padre José Roberto y el padre Hernando Muñoz, asesor regional. Somos más de 25 personas de todas las comunidades de CVX a nivel nacional congregadas desde hace varios días contando también con la gozosa presencia de nuestra presidenta nacional Flor Alicia Moncaliano del Consejo Ejecutivo Nacional CVX”.

“Ser asesor de la CVX es un trabajo muy bonito – nos dice el Padre Hernando Muñoz, SJ, Asesor CVX Santander – porque es ver cómo los laicos se organizan cumpliendo el deseo de la Iglesia de que ellos asuman su responsabilidad como bautizados de ser también anunciadores de Jesucristo, de ser evangelizadores, misioneros, cumpliendo ese envío del Señor, gran Misionero. Por medio de los ejercicios espirituales de San Ignacio se busca ir fomentando en cada persona la oración y la espiritualidad”.

Para Carlos Mahecha Montaña, Psicólogo y Tallerista desde hace 20 años “participar de los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola es como esa experiencia que todos debemos hacer en la vida, para haciendo un alto en el camino buscar y hallar la voluntad de Dios en nuestra vida y reconocer cómo podemos lograr la salvación a través de la alabanza, reconocer la grandeza de Dios y poner nuestra vida a su servicio en medio de nuestras hermanos más necesitados. Hoy te invitamos para que te pongas en contacto con nosotros, con los Padres Jesuitas y vías ésta experiencia”.      

Deja un comentario