CONFIRMACIONES ARCIPRESTAZGO SAN JUAN PABLO II

Por: Delegación de Comunicaciones – [email protected]

El sábado 07 de septiembre 98 jóvenes de las comunidades parroquiales de San Pío X, Divino Niño, María Madre del Divino Amor, Sagrado Corazón de Jesús, y Espíritu Santo, pertenecientes al Arciprestazgo San Juan Pablo II, recibieron el Sacramento de la Confirmación de manos de nuestro Arzobispo Monseñor Ismael Rueda Sierra.

En la homilía el señor Arzobispo recordó a todos los confirmandos el compromiso que como bautizados tenemos y la importancia de compartir como misioneros la Palabra de Dios a nuestros hermanos.  “hoy es un día muy especial para cada uno de ustedes, sus familias, cada uno de nosotros, para nuestra Iglesia arquidiocesana por este paso tan importante que en el proceso, en el camino de la iniciación cristiana y de madurez en la fe, ustedes han dado, han aceptado gustosos de manera libre y con mucha responsabilidad, tal como externamente lo han manifestado a través del señor Arcipreste, padre Hernando Uribe al presentarlos ante el obispo;  él ha dado testimonio de su preparación con la catequesis, la oración y la disposición del ánimo para que sea a plena conciencia y con responsabilidad que ustedes hoy asumen este compromiso de discípulos misioneros de Cristo, quieren seguirlo, anunciarlo y como testigos calificados de Él, quieren comunicarlo con alegría a otros que aún no lo conocen.”

Continuando con su catequesis Monseñor Ismael resaltó la importancia de poner los Dones, Frutos, Carismas y Bienes al servicio de los demás “El Señor ha querido que sea en éste momento de sus vidas que ustedes reciban el Espíritu Santo, entonces nos damos cuenta de la importancia que tiene éste sacramento porque es como un Pentecostés en la vida de cada uno de ustedes; al recibirlo, somos portadores de equipaje con unos dones especiales (sabiduría, entendimiento, ciencia, consejo, piedad, fortaleza temor del Señor); además de unos carismas, unas gracias especiales para que realicemos en la comunidad cristiana y en la vida, trabajos propios que Dios nos da para la construcción y el servicio de la comunidad. El Espíritu es maestro en cada uno de nosotros, consejero admirable de nuestra vida, en esa búsqueda de lo que quiere Dios de mí, aquí y ahora, en éste momento de mi existencia. Dios nos otorga diversos carismas, cualidades y talentos que el Espíritu Santo potencia a diario para que hagamos nuestra labor, nuestra tarea de la mejor manera; es como una canasta de Dones, Frutos, Carismas y Bienes que recibimos del Señor y que no podemos dejar desperdiciar, se entienden desde la fe y el Señor Dios nos los ha dado y no hay que perderlos.”

Antes de la oración postcomunión, la Pastoral Vocacional Arquidiocesana invitó a los confirmados a participar cada segundo domingo del mes en las Convivencias Vocacionales que se organizan en las instalaciones del Seminario Mayor Arquidiocesano a partir de las 7:00 a.m., de igual manera la Pastoral Juvenil compartió un pequeño mensaje de felicitación y motivación a los confirmados recordándoles un Decálogo elaborado por la Pastoral Juvenil sobre la Encíclica ¡Cristo Vive!, de su Santidad Francisco, que los invita a seguir vinculados en la vida parroquial siendo promotores de la evangelización de otros jóvenes de la comunidad.

Deja un comentario