CONFIRMACIONES PARROQUIA NUESTRA SEÑORA DE LAS GRANJAS    

Por: Delegación de Comunicaciones – [email protected]

En la Solemnidad de Todos los Santos, el sábado 01 de Noviembre, 158 jóvenes de la Parroquia Nuestra Señora de las granjas, en la Mesa de los Santos, pertenecientes al Arciprestazgo San Rafael de la Vicaría Santísima Trinidad, recibieron el Sacramento de la Confirmación de manos de nuestro Arzobispo Monseñor Ismael Rueda Sierra.

En la homilía el señor Arzobispo recordó lo importante que ha sido la presencia del Espíritu Santo en la vida del pueblo de Dios y en la vida de los santos: “¡queridos jóvenes! En éste día tan especial para nuestra Iglesia universal cuando celebramos la ‘Solemnidad de todos los Santos’, justamente nos ha correspondido la celebración de estas confirmaciones. La Iglesia ha querido dedicar esta celebración para mirarnos a todos como miembros naturalmente del pueblo de Dios y por tanto unidos a Cristo, el Señor, quien es el que santifica, da la gracia, el que permite que nuestra vida pueda caminar hacia la santidad.

Hoy tenemos la oportunidad de pensar en lo que significa la santidad como la gran vocación de todos nosotros, el Concilio Vaticano II habló mucho de eso, y el Papa Francisco publicó una Carta Apostólica hace poco sobre el tema de la santidad donde ratifica eso, que no hay sino una gran vocación para todo bautizado… ¡la santidad! y ese camino hacia ella se transita de diversas maneras, diversos estados de vida, como por ejemplo: en la vida sacerdotal, en la vida religiosa, en la vida laical, matrimonial, la vida del trabajo; cada uno a su modo delante de Dios tiene que saber, que la vida no tiene sentido sino asumimos esa vocación, es nuestro proyecto de vida, por el que debemos trabajar, luchar  unidos al Señor;  por tanto la santidad no es un artículo raro, de personas extraordinarias sino que tiene que ser muy cercano, muy familiar a todos nosotros.

(…) el Santo padre Francisco en la Exhortación además nos invita a que nosotros en la cotidianidad de la vida, en esos pequeños momentos y detalles pensemos en vivir la Santidad. Los pequeños detalles de la vida, los de cada día, los del hogar, en el trabajo, colegio, universidad, los ordinario, tenemos que hacerlos extraordinarios por el amor a Dios, y el amor a los hermanos. Y pensar que si Dios está con nosotros, si estamos en comunión con Él, es Él el que nos santifica y le da sentido a todos los detalles cotidianos de la vida. Todo lo que hacemos por los demás, desde el más pequeño detalle hasta el más grande sacrificio, todo eso, es la respuesta que le damos al amor de Dios, convirtiéndolo en solidaridad y amor a los hermanos y todo eso es santificación; en últimas la Santidad a la que Dios nos llama a todos, es, la santidad de la unión con Dios y amor a los demás, a los hermanos, esas es nuestra vocación, y Él, sembró en nosotros esa semilla en el bautismo; allí Dios la sembró; entonces, que maravilla es el Sacramento del bautismo. De ahí en adelante nuestra tarea es cuidarla, regarla permanentemente, que crezca y de fruto hasta la plenitud, es Dios quien da la vida y nos acompaña para que esa vida se cultive y madure en el transcurrir de nuestra existencia.

El sacramento de la confirmación es uno de los sacramentos de la iniciación cristiana, hemos recibido el bautismo, la confirmación y la eucaristía, son los sacramentos que nos permiten afirmar nuestra identidad, nos permiten ratificar que somos creyentes, que somos cristianos, que amamos a Dios, que hemos hecho nuestra opción por Jesús, que queremos ser sus testigos en la vida, seguirlo y anunciarlo a los demás. Y de allí todos los demás sacramentos que van constituyendo nuestra vocación y nuestra vida permanente, la vocación al matrimonio, vida consagrada, vida sacerdotal; fijémonos entonces que todo arrancó con el bautismo, que poco a poco va madurando en la vida hasta la eternidad donde el Señor nos espera para encontrarnos con los bienaventurados que ya están gozando de la presencia de Dios en el cielo con santa María, los ángeles y los bienaventurados.              

(…) pensemos en todo el ejemplo que los Santos nos han dejado, si ellos son santos es porque miraron e imitaron a Jesús, lo siguieron, anunciaron su Palabra y confiaron siempre en Él porque es Él quien santifica. Pidámosle a Dios que podamos nosotros imitar sus virtudes para que a pesar de las condiciones propias de la vida podamos vivirlas aprovechando esos carismas que el Señor nos ha dado.       

¡Queridos hermanos! Alegrémonos por estos 158 jóvenes que han ido creciendo en ésta comunidad de Nuestra Señora de las Granjas junto con sus familias con la ayuda de aquellas personas que los han aconsejado, dado buen ejemplo de vida, con la ayuda de la comunidad parroquial, grupos apostólicos, colegios. ¡Démosle gracias a Dios! Por estas nuevas generaciones que van caminando con la Iglesia para que al darle ese ¡Sí! a Cristo, al confiar en Él, sus opciones de vida sean sabias, bien orientadas y vayan por el camino del Señor, que los Santos y la Virgen María siempre los acompañen y los lleve hasta Jesús, el único camino que nos lleva al Padre. ¡Amén!

Antes de recibir la bendición con indulgencia plenaria, el padre Orlando Ardila Vargas párroco de la comunidad agradeció a Monseñor Ismael Rueda por la presidencia de la Santa Eucaristía y la confianza en él depositada para la realización de los proyectos que se han llevado a cabo en la comunidad parroquial.

 

 

Deja un comentario