El Bautismo, nos Compromete con la Paz

Por: Padre Luis Gabriel Sierra Quiñónez – Delegado Episcopal para el DHI

Apostamos a ser mejores seres humanos en este tiempo y hemos ganado, podemos decir que la humanidad tiene esperanza, porque, queda demostrado que en tiempos difíciles hemos respondido, puedo dar testimonio como Director del Banco de Alimentos de Bucaramanga que los Bumangueses se pusieron la camiseta como se dice coloquialmente cuando se habla de logros felices y cuentas alegres (los invito a ver en el Facebook de ProSantander la rendición de cuentas, o en nuestras páginas las publicaciones) con la cual, SE HIZO VERDAD la campaña COLOMBIA CUIDA A COLOMBIA.

La frase: “está pandemia me ha enseñado a…” ya ha sido muy trillada y en tan pocos meses, se ha vuelto viral escuchar tantas enseñanzas y tantas verdades que nos recuerdan lo primordial de la vida; y si todos ustedes no me dejan mentir la gran verdad que ha aprendido la humanidad es que: “necesitamos de los otros” que no estamos solos en el planeta, que la vida del otro depende de la vida de cada uno.

Lo trillado de la frase no le debe quitar fuerza a la verdad aprendida, pues desde el 21 de marzo que inició emergencia sanitaria, hasta hoy, hemos creado mayor conciencia como  colectivo humano, que ha aprendido medidas de bioseguridad, pero también ha aprendido a respetar la vida de la otra persona, hemos aprendido protocolos sanitarios, pero también hemos aprendido a compartir; éste otro pedacito de historia, que muchas veces no se hace noticia porque no es interesante, como las cifras de contagiados o el número de departamentos que están en alto riesgo. Sin dejar esta verdad a un lado, existe un grupo de personas que han visto la otra cara a la pandemia – TU PUEDES UNIRTE A ESTA LISTA – pues son los que prefieren anunciar buenas noticias, recordar que, por ser bautizados, son instrumentos de paz, de verdad, de amor, de justicia y de solidaridad; y que haya o no pandemia están llamados a construir la Paz entre nosotros.

EL ENCUENTRO ES CON LA PAZ. Ese es el reto que nos ha dejado el Papa Francisco en su visita a Colombia 2017: “Demos el primer paso”… este tiempo es propicio para hacer viral este sentimiento de mostrar los rostros de la pandemia que a pesar de las difíciles circunstancias ellos siguen creyendo en La Paz, de sensibilizarnos ante la violencia que ha sucedido, para dejar de juzgar sin razón a los victimarios y centrarnos más en la reparación de las víctimas, de contarle a muchos lo que han hecho los Bancos de Alimentos de Colombia; que gracias a su ayuda generosa, hemos llegado a una cantidad de personas que tuvo un plato de comida; que podemos decir con orgullo y no con prepotencia, la frase sencilla de muchos comedores colombianos en palabras de la mamá: “alcanzó para todos y sobró un poquito para el calentao”; porque la verdad han sobrado manos, buena voluntad y mucho amor de quienes siguen creyendo en La Paz y tienen gestos de solidaridad o a través de las redes sociales, al compartir con sus amigos, el orgullo que sienten al ser parte de una campaña, de una idea, de una iniciativa, de un apoyo para otros.

Una vez bautizados, ha iniciado nuestro camino hacia la santidad, dicho así no solo suena muy teológico, sino casi inalcanzable. Pero cuando ves personas de diferentes credos religiosos, dando ejemplo de servicio, de entrega y de generosidad; no queda de otra el pensar que eso es santidad y los que están allí son seres humanos creyendo en la humanidad, sin criticas, sin reproches, solo dando amor.

Súmate a la compaña #hoyportimañanapormi que lidera el Banco de Alimentos de Bucaramanga, comenta, publica en tus redes sociales, anuncia la buena noticia de que muchos se han unido a ser una luz para otros, por que SIEMPRE HABRÁ UNA RAZÓN PARA QUE LA HUMANIDAD CONSIGA SER SU MEJOR VERSIÓN.

Deja un comentario