El Día del Sobregiro de la Tierra llega 25 días después a causa de la pandemia

Por: Vatican News, Ciudad del Vaticano

Hasta el 22 de agosto hemos consumido los recursos naturales producidos por el planeta en 2020, pero gracias a los cierres y cuarentenas a causa del Covid-19, la explotación se ha reducido en un 9,3%. Para revertir realmente la tendencia, según Global Footprint Network, «necesitamos cambiar nuestros estilos de vida» y las acciones de estos meses han demostrado que esto es posible.

Los numerosos cierres en el mundo, para frenar la pandemia de Covid-19, han frenado el consumo de energía y la contaminación, por lo que en este 2020 el Día del Sobregiro de la Tierra, el día en que la humanidad termina de consumir todos los recursos que el planeta ha producido en el año, llega más de tres semanas después de 2019, el 22 de agosto. Desde hace 15 años no había llegado tan tarde y el año pasado, al caer el 29 de julio, se estableció el récord negativo.

No es un cambio estructural, sino relacionado con la emergencia

Sin embargo, para Global Footprint Network (GFN), la organización internacional de investigación que calcula la explotación de los recursos naturales, es decir, la «huella ecológica» de la humanidad, hay poco de lo que alegrarse, ya que no se trata de un cambio estructural, sino sólo de un efecto de la pandemia y de las medidas adoptadas por los gobiernos, que podría frustrarse ya el año próximo si no intervenimos en la forma en que producimos, distribuimos y consumimos.

Las emisiones de carbono han bajado un 14,5%

Este año para frenar el coronavirus se han cerrado durante meses las oficinas y tiendas, se han reducido a cero los viajes y el turismo poniendo la economía de rodillas, y esto ha reducido en un 9,3%, en comparación con el año pasado, nuestra huella ecológica. Gracias a la disminución del consumo de energía, las emisiones de carbono (-14,5%) y el consumo de madera (-8,4%) han disminuido. Pero aún así, los habitantes de la Tierra consumimos un 60% más de lo que el planeta puede renovar en un año. Es como si estuviéramos usando, subraya la GFN, «los recursos de 1,6 planetas Tierra».

En 2050 consumiremos el doble de lo que produce la Tierra

A partir del 22 de agosto, el Día de la Sobreexplotación de la Tierra en 2020, y hasta el final del año, la humanidad aumentará su déficit ecológico con la Tierra, que ha aumentado constantemente desde principios de los años 70. El primer Día del Sobregiro fue el 21 de diciembre de 1971, y la GFN calcula que si continuamos a este ritmo, alrededor del 2050 consumiremos el doble de lo que el planeta produce en un año. Los recursos alimentarios son los primeros en estar en peligro, según un cálculo basado en el consumo de frutas, verduras, carne, pescado, agua y madera.

La acción anti-Covid ha demostrado que se puede cambiar

Global Footprint Network, desde su sede en Oakland, Estados Unidos, nos invita a aprovechar la oportunidad «sin precedentes» que nos brinda esta trágica pandemia para «reflexionar sobre el futuro que queremos crear». Los esfuerzos realizados en todo el mundo para responder al Covid-19, para los investigadores de la GFN dirigidos por Ceo Laurel Hanscom, «han demostrado cómo es posible cambiar nuestro estilo de vida y los niveles de consumo de recursos ecológicos en un corto período de tiempo».

Desarrollo en armonía con el «presupuesto ecológico» de la Tierra

Ahora que nos hemos embarcado en una primera fase de reconstrucción de la economía y de nuestras sociedades, deberíamos activar «estrategias de desarrollo basadas en la seguridad de los recursos y la búsqueda de la prosperidad en armonía con el presupuesto ecológico del planeta». La experiencia de la pandemia nos está enseñando que «cuando se pone la vida humana en primer lugar, los gobiernos son capaces de moverse rápidamente, tanto en términos de regulación como de gasto». Y luego que «la humanidad es un solo cuerpo y somos más fuertes cuando estamos unidos».

La fuerza de una humanidad que tiene un objetivo común

Además, las empresas y los individuos han demostrado que pueden alinearse y colaborar eficazmente «para perseguir un objetivo común, especialmente cuando reconocen que sus vidas y las de sus seres queridos corren peligro». Por último, hemos comprendido que «las acciones necesarias para protegernos a nosotros mismos, nuestros hogares y comunidades también protegen a los demás» y somos testigos de «lo que la humanidad puede hacer en pos de un objetivo común».

Deja un comentario