El Papa: A los comunicadores sociales, ayuden a la gente a no sentirse aislada

Por: Vatican News, Ciudad del Vaticano

En la misa de Santa Marta, Francisco dirige sus pensamientos a los trabajadores de la comunicación pidiéndoles que ayuden a la gente a soportar este período de aislamiento. En su homilía, recuerda que el discípulo de Jesús es un hombre libre, un hombre de Tradición y novedad, porque se deja guiar por el Espíritu Santo y no por ideologías

Te invitamos que sigas nuestros videos de las intenciones del Papa y la Santa Misa en nuestro canal Youtube

La antífona del miércoles de la 5ª semana de Cuaresma es una oración de liberación: «Líbrame, Señor, de la ira de mis enemigos. Me elevas por encima de mis adversarios y me salvas del hombre violento» (Sal 17). El Papa Francisco, al introducir la misa de hoy en la Casa Santa Marta, dirige sus pensamientos a los que trabajan en los medios de comunicación:

«Hoy me gustaría que rezáramos por todos aquellos que trabajan en los medios de comunicación, que trabajan para comunicar, hoy, para que la gente no se encuentre tan aislada; por la educación de los niños, por la educación, para ayudarles a soportar este tiempo de encierro».

En su homilía, Francisco comenta el Evangelio de hoy (Jn 8, 31-42) en el que Jesús dice a los judíos: «Si permanecéis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; conoceréis la verdad y la verdad os hará libres». Ser discípulo – dijo el Papa – significa dejarse guiar por el Espíritu Santo: por eso el discípulo de Jesús es un hombre de Tradición y novedad, un hombre libre, nunca sujeto a ideologías. A continuación el texto de la homilía según una de nuestras transcripciones:

En estos días, la Iglesia nos hace escuchar el capítulo octavo de Juan: hay una discusión tan fuerte entre Jesús y los Doctores de la Ley. Y sobre todo, hay un intento de mostrar la propia identidad: Juan intenta acercarnos a esa lucha por aclarar la propia identidad, tanto la de Jesús como la de los médicos. Jesús los pone en un rincón mostrándoles sus contradicciones. Y ellos, al final, no encuentran otra salida que el insulto: es una de las páginas más tristes, es una blasfemia. Insultan a Nuestra Señora, la Virgen Santa

Pero hablando de identidad, Jesús dijo a los judíos que habían creído, les aconsejó: «Si permanecéis en mi palabra, sois verdaderamente mis discípulos». Volvió a esa palabra tan querida por el Señor que la repitió muchas veces, y luego en la cena: «Quédate». «Permanece en mí». Permanece en el Señor. No dice: «Estudia bien, aprende bien los argumentos»: lo da por sentado. Pero va a lo más importante, lo que es más peligroso para la vida, si no lo haces: quedarte. «Permanezcan en mi palabra». Y aquellos que permanecen en la palabra de Jesús tienen su propia identidad cristiana. ¿Y cuál es? «Ustedes son verdaderamente mis discípulos». La identidad cristiana no es una tarjeta que dice «Soy cristiano», una tarjeta de identidad: no. Es el discipulado. Tú, si permaneces en el Señor, en la Palabra del Señor, en la vida del Señor, serás un discípulo. Si no te quedas, serás uno que simpatiza con la doctrina, que sigue a Jesús como un hombre que hace tanta caridad, es tan bueno, que tiene los valores correctos, pero el discipulado es la verdadera identidad del cristiano.

Pido al Señor que nos haga conocer esta sabiduría para que permanezcamos en Él y nos haga conocer esa familiaridad con el Espíritu: el Espíritu Santo nos da libertad. Y esta es la unción. El que permanece en el Señor es un discípulo, y el discípulo es un ungido, un ungido por el Espíritu, que ha recibido la unción del Espíritu y la lleva a cabo. Este es el camino que Jesús nos muestra para la libertad y también para la vida. Y el discipulado es la unción que reciben los que permanecen en el Señor.

Que el Señor nos haga comprender esto que no es fácil: porque los doctores no lo entendieron, no se entiende sólo con la cabeza; se entiende con la cabeza y el corazón, esta sabiduría de la unción del Espíritu Santo que nos hace discípulos.

El Papa terminó la celebración con la adoración y la bendición eucarística, invitándonos a hacer la comunión espiritual. Aquí sigue la oración recitada por el Papa:

A tus pies, oh Jesús mío, me postro y te ofrezco el arrepentimiento de mi corazón contrito que se abandona en su nada y en Tu santa presencia. Te adoro en el sacramento de tu amor, deseo recibirte en la pobre morada que mi corazón te ofrece. En espera de la felicidad de la comunión sacramental, quiero tenerte en espíritu. Ven a mí, oh Jesús mío, que yo vaya hacia Tí. Que tu amor pueda inflamar todo mi ser, para la vida y para la muerte. Creo en Ti, espero en Ti, Te amo. Que así sea”.

Antes de salir de la capilla dedicada al Espíritu Santo, se cantó la antigua antífona mariana Ave Regina Caelorum («Ave Reina de los Cielos»):

 “Salve, Reina de los cielos, y Señora de los ángeles; salve, raíz; salve, puerta que dio paso a nuestra luz. Alégrate, virgen gloriosa, entre todas la más bella; salve, oh hermosa doncella, ruega a Cristo por nosotros”.

Deja un comentario