Iniciativa del Consejo Mundial de Iglesias: juventud y salud mental

Por: Vatican News, Ciudad del Vaticano

Durante el evento que tendrá lugar el 12 de agosto, Día Internacional de la Juventud, se presentará un conjunto de herramientas y actividades prácticas para ayudar a las iglesias miembros a apoyar a todos los jóvenes en dificultades y hacerles sentir la cercanía del CMI a las familias que están cada vez más en crisis al enfrentarse a esta situación. Una quinta parte de los adolescentes en el mundo padecen enfermedades mentales no tratadas y no diagnosticadas, con datos que hablan de un aumento de los casos incluso entre los adultos. Por ello, el Consejo Ecuménico de Iglesias (CMI) celebrará el 12 de agosto, Día Internacional de la Juventud, con un evento ecuménico online sobre el tema «Juventud y Salud Mental».

La cercanía del CMI a las familias

Durante el evento se presentará un conjunto de herramientas y actividades prácticas para ayudar a las iglesias miembros a apoyar a todos los jóvenes en dificultades y hacerles sentir la cercanía del CMI a las familias que están cada vez más en crisis al enfrentarse a esta situación. Asimismo, se contará con la intervención de expertos en la materia y habrá momentos de música y oración, con reflexiones y grupos de estudio sobre textos bíblicos: una iniciativa destinada a normalizar las emociones humanas y a derribar aquellos prejuicios que pueden perjudicar la maduración del niño.

Factores que afectan la salud psíquica de los adolescentes

«Es fundamental abordar el tema – dijo la responsable del programa del CMI dedicado a los jóvenes, Joy Eva Bohol -partiendo de aquellos factores que afectan de manera preocupante a la salud psíquica de los adolescentes: la industrialización, los conflictos intergeneracionales, la complejidad de la vida moderna, la pandemia del coronavirus, la emergencia climática, las expectativas culturales y los fenómenos migratorios».

 Creando un sentido de solidaridad espiritual

«Los jóvenes pueden ser líderes dentro del movimiento ecuménico cuando se trata de promover la buena salud mental y poder discutirlo sin ser estigmatizados», señaló Bohol, añadiendo que ya sería un gran logro «registrar una amplia gama de participantes y fomentar su interacción, creando un sentido de solidaridad espiritual y un preciso intercambio de información».

Por su parte, los organizadores del evento señalan que este tipo de comparación es ideal, «para iniciar un proceso de implicación de las diversas comunidades cristianas en otras reuniones y seminarios con el fin de profundizar en el tema y así fomentar programas y acciones concretas para salvaguardar la salud mental». De hecho, uno de los objetivos de la iniciativa «es promover la conciencia de que la subestimación de algunos trastornos específicos puede generar otros conflictos difíciles de resolver con el tiempo».

Deja un comentario