“¡Joven, a ti te digo, levántate!: Mensaje para JMJ 2020

Por: Dpto. de Comunicaciones CEC

En su mensaje para la Jornada Mundial de la Juventud 2020, que se celebrará el próximo domingo 5 de abril, Domingo de Ramos, a nivel diocesano, el Papa Francisco anima a los jóvenes del mundo a “levantarse”, a ponerse en marcha, para construir una sociedad sobre la base de la misericordia.

En este sentido, retomando el tema de la JMJ 2022 de Lisboa, capital de Portugal,: «María se levantó y partió sin demora» (Lc 1,39), propone centrar la reflexión preparatoria en los textos bíblicos: “¡Joven, a ti te digo, levántate!” (cf. Lc 7,14), en el 2020, y “¡Levántate! ¡Te hago testigo de las cosas que has visto!” (cf. Hch 26,16), en el 2021.

“Como podéis comprobar, el verbo común en los tres temas es levantarse. Esta expresión asume también el significado de resurgir, despertarse a la vida. Es un verbo recurrente en la Exhortación Christus vivit (Vive Cristo), que os he dedicado después del Sínodo de 2018 y que, junto con el Documento final, la Iglesia os ofrece como un faro para iluminar los senderos de vuestra existencia”, explica el Papa.

“Espero de todo corazón”, agrega, “que el camino que nos llevará a Lisboa concuerde en toda la Iglesia con un fuerte compromiso para aplicar estos dos documentos, orientando la misión de los animadores de la pastoral juvenil”.

Ver el dolor y la muerte

El Papa alienta a los jóvenes a tener una mirada atenta y compasiva ante “tantas situaciones vividas por vuestros coetáneos”.

“Y mi mirada, ¿cómo es? ¿Miro con ojos atentos, o lo hago como cuando doy un vistazo rápido a los miles de fotos de mi celular o de los perfiles sociales? Cuántas veces hoy nos pasa que somos testigos oculares de muchos eventos, pero nunca los vivimos en directo. A veces, nuestra primera reacción es grabar la escena con el celular, quizás omitiendo mirar a los ojos a las personas involucradas”, advierte el Papa.

Ante esta realidad, el Santo Padre recuerda el valor de la cercanía y la manera como una mirada sincera, un gesto de amor y misericordia, una respuesta empática, puede dar fuerzas a alguien para que retome su vida, “porque fue mirado por alguien que quería que viviera”.

Tener compasión

“Con frecuencia, las Sagradas Escrituras expresan el estado de ánimo de quien se deja tocar “hasta las entrañas” por el dolor ajeno. La conmoción de Jesús lo hace partícipe de la realidad del otro. Toma sobre sí la miseria del otro”, se lee en el mensaje en el que el Papa insiste a los jóvenes “no dejarse robar la sensibilidad”.

“Ciertas realidades de la vida solamente se ven con los ojos limpios por las lágrimas» (Christus vivit, 76). Si sabéis llorar con quien llora, seréis verdaderamente felices. Muchos de vuestros coetáneos carecen de oportunidades, sufren violencia, persecución. Que sus heridas se conviertan en las vuestras, y seréis portadores de esperanza para este mundo. Podréis decir al hermano, a la hermana: “Levántate, no estás solo”, y hacer experimentar que Dios Padre nos ama y que Jesús es su mano tendida para levantarnos”.

Finalmente, Francisco invita a los jóvenes a hacer surgir sus sueños y a través de ellos, “proponed al mundo, a la Iglesia, a los otros jóvenes, algo hermoso en el campo espiritual, artístico, social. Os lo repito en mi lengua materna: ¡hagan lío! Haced escuchar vuestra voz”.

 

papa-francesco_20200211_messaggio-giovani_2020

 

 

Deja un comentario