Miércoles de Ceniza inicio del Camino Cuaresmal

Por: Delegación de Comunicaciones – [email protected]

Con el miércoles de ceniza iniciamos el camino Cuaresmal, que se extenderá por cuarenta días y nos conduce al gozo de la Pascua del Señor, a la victoria de la vida sobre la muerte. Hoy la iglesia nos invita a la conversión, a retornar a Dios con todo el corazón, acogiendo su gracia que nos hace hombres nuevos.

La imposición de las cenizas nos dice que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el cielo. La ceniza nos recuerda a los fieles tres verdades fundamentales: su nada, su condición de pecadores y la realidad de la muerte.

El Papa Francisco propone 15 sencillos actos de caridad que él ha mencionado como manifestaciones concretas del Amor de Dios

1.saludar. (siempre y en todo lugar)

  1. Dar las gracias (aunque no «debas» hacerlo).
  1. Recordarle a los demás cuanto los amas.
  1. Saludar con alegría a esas personas que ves a diario.
  1. Escuchar la historia del otro, sin prejuicios, con amor.
  1. Detenerte para ayudar. Estar atento a quien te necesita.
  1. Levantarle los ánimos a alguien.
  1. Celebrar las cualidades o éxitos de otro.
  1. Seleccionar lo que no usas y regalarlo a quien lo necesita.
  1. Ayudar cuando se necesite para que otro descanse.
  1. Corregir con amor, no callar por miedo.
  1. Tener buenos detalles con los que están cerca de ti.
  1. Limpiar lo que uso en casa.
  1. Ayudar a los demás a superar obstáculos.
  1. Llamar por teléfono a tus padres, si tienes la fortuna de tenerlos.

  • Ayuna de palabras hirientes y transmite palabras bondadosas
  • Ayuna de descontentos y llénate de gratitud
  • Ayuna de enojos y llénate de mansedumbre y de paciencia
  • Ayuna de pesimismo y llénate de esperanza y optimismo
  • Ayuna de preocupaciones y llénate de confianza en Dios
  • Ayuna de quejarte y llénate de las cosas sencillas de la vida
  • Ayuna de presiones y llénate de oración
  • Ayuna de tristezas y amargura y llénate de alegría el corazón
  • Ayuna de egoísmo y llénate de compasión por los demás
  • Ayuna de falta de perdón y llénate de actitudes de reconciliación
  • Ayuna de palabras y llénate de silencio y de escuchar a los otros

Si todos intentamos este ayuno, lo cotidiano se llenará de: PAZ, CONFIANZA, ALEGRÍA, Y VIDA

Iniciando la Cuaresma, ayúdanos, Dios a tomar conciencia de la necesidad de hacer una sincera revisión de vida, de reparar el mal causado, de ayunar, de orar por tantas necesidades y de abandonar nuestra vida de pecado. Que el poder de tu misericordia nos animé y fortalezca. AMÉN

Deja un comentario