Papa Francisco nombra nuevo Arzobispo de Bogotá en Colombia

Redacción ACI Prensa

El Papa Francisco nombró a Mons. Luis José Rueda Aparicio, de 58 años de edad y hasta ahora Arzobispo de Popayán, como nuevo Arzobispo de Bogotá en Colombia.

Monseñor Rueda sucede al Cardenal Rubén Salazar Gómez, de 77 años, cuya renuncia al cargo fue aceptada por el Santo Padre por límite de edad. Según las normas de la Iglesia, los obispos presentan su renuncia cuando cumplen 75 años y el Papa decide si aceptarla o no.

Mons. Rueda nació en San Gil, departamento de Santander, el 3 de marzo de 1962. Estudió filosofía en el Seminario Conciliar San Carlos de la Diócesis de Socorro y San Gil, y la teología la estudió en el Seminario Arquidiocesano de Bucaramanga.

Fue ordenado sacerdote el 23 de noviembre de 1989. Estudió teología moral en la Academia Alfonsiana de Roma, donde obtuvo la licenciatura.

Como sacerdote, desempeñó los siguientes cargos: Párroco en Albania (1990); párroco en Curití y Profesor del Seminario Mayor (1992); profesor del Seminario Mayor (1994- 1999); párroco en Pinchote y director del año introductorio del Seminario Mayor (1999-2000); párroco de Barichara (2003).

También fue subdirector del Secretariado Diocesano de Pastoral Social (SEPAS) y rector del Instituto Técnico para el Desarrollo Rural (IDEAR) en el 2010; y vicario episcopal de Pastoral de la diócesis de Socorro y San Gil.

El 2 de febrero de 2012 fue designado Obispo de Montelíbano, recibiendo la consagración episcopal el 14 de abril de ese mismo año.

El 19 de mayo de 2018 fue nombrado Arzobispo de Popayán, cargo en el que servía desde el 7 de julio de ese año cuando tomó posesión de la Arquidiócesis.

Se tiene previsto que el 11 de junio del 2020, Monseñor Luis José Rueda Aparicio tome posesión canónica de su nuevo cargo.

A su vez el nuevo Arzobispo de Bogotá en un comunicado reciente pide que “oren por mí para que sea dócil a las mociones del Espíritu Santo, que sea humilde en el ejercicio pastoral y fraterno en la misión”. Finaliza diciendo: “Me inclino con amor ante la Santísima Virgen María, Madre de Cristo y Madre nuestra, estrella de evangelización, ruego para que ella nos enseñe cada día, el gozo del Sí, al plan salvado de Dios, nos conduzca por caminos de conversión integral, y sea para todos: consuelo de los afligidos y salud de los enfermos”. (Ver comunicado completo).

      

Deja un comentario