Parroquia Nuestra Señora de Torcoroma celebra su Fiesta Patronal

Por: Delegación de Comunicaciones – [email protected]

El viernes 16 de agosto la comunidad parroquial de Nuestra Señora de Torcoroma, del Arciprestazgo Nuestra Señora de la Consolata en Real de Minas, celebró su fiesta Patronal, con la Santa Eucaristía que presidió Monseñor Ismael Rueda Sierra, Arzobispo de Bucaramanga y que fue concelebrada por el padre Nelson Omar Plata Quintero, párroco de la comunidad, el padre Jefferson Ricardo Torres Montilla, Vicario cooperador y varios sacerdotes invitados.

Al inicio de la celebración la comunidad agradeció a Dios por las bendiciones y gracias recibidas durante este año por intercesión de su santa patrona, la Virgen de Torcoroma. De igual manera hizo entrega al señor Arzobispo de un sagrario para que sea destinado a una nueva comunidad parroquial.

En la homilía Monseñor Ismael Rueda Sierra destacó el “Sí” de la Virgen María y su confianza plena en Dios, al recordarnos que: “la Virgen María en ese canto del Magnificat con el cual responde al saludo de su prima Isabel hace una profecía, hace una promesa, que hoy nosotros también estamos cumpliendo ‘desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el poderoso ha hecho obras grandes por mí’;  ella nos anuncia que en la vida de los creyentes de generación en generación siempre nos acordaremos de ella, valorando mucho su presencia en medio de nosotros, su cercanía, su intercesión; alegrándonos por ella, celebrando fiestas en su honor, así como lo hacemos hoy en este templo, por lo que ella es, significa y nos transmite y nos ha dado con su ejemplo. Y por ello que bueno que en el Año Mariano Arquidiocesano también tengamos la oportunidad en ésta fiesta patronal de meditar lo que significa la Santísima Virgen María en este misterio de Cristo y de la Iglesia y el papel maravilloso que ella tiene en medio de nosotros.”

“La actitud de la Virgen María de ponerse en marcha, de ir presurosa a visitar a su prima Isabel, a servir, es la que hoy nos pide el Señor, nos pide la Iglesia, y hoy el Papa Francisco nos ratifica, ‘estar todos listos, preparados a la salida misionera’. María al tener ya en su seno bendito al Hijo de Dios siente el deseo inmediato de llevarlo a otros, de comunicarlo a otros, de darlo a conocer con alegría. (…) La esperanza del pueblo de Israel, de los pobres de Yahvé, que aguardaban la venida del Mesías, se ha cumplido en una joven virgen; es la alegre noticia, es la bella noticia transmitida por María en ese carácter de evangelizadora, de comunicadora de la ‘buena nueva’ hacia los demás y la privilegiada fue Isabel; por eso, al fijarnos en éste encuentro debemos sacar las lecciones que María nos va enseñando con su propia vida y que aparecen claros en el evangelio. Entonces, María nos enseña en primera instancia a ser discípulos misioneros del Señor, tenemos un mundo necesitado de Dios, sediento de Dios que está esperando esa bella noticia y la cual no podemos ocultar. En segundo lugar, la virgen María nos enseña las virtudes, que hoy llamaríamos teologales, María nos enseña a entrar en la escuela de la fe, es una mujer de fe, ella le creyó a Dios desde el primer momento la propuesta de ser la Madre del Salvador. María nos visita y se queda espiritualmente con nosotros por eso al recordarla en las diversas advocaciones como la que hoy celebramos Nuestra Señora de Torcoroma, expresión reflejada en este árbol, significa el gran amor que ella ellas nos tiene, se toma el tiempo de venir, nos visita,  acompaña y se queda intercediendo por nosotros ante el Padre celestial.”             

Durante la celebración el señor Arzobispo entronizó y bendijo el nuevo Sagrario donde se guardarán la sagrada reserva Eucarística. Antes de la oración postcomunión Monseñor Ismael Rueda Sierra agradeció a todas las personas benefactoras, grupos apostólicos y comunidad en general por toda la colaboración en las obras del templo. Igualmente exhortó a la comunidad a seguir trabajando en unión con el párroco, padre Nelson Omar Plata Quintero en la consolidación del Plan Diocesano de Evangelización y Renovación.

 

 

Deja un comentario