Parroquia San Francisco Javier

PARROQUIA San Francisco javier
DIRECCIÓN Calle 10 No. 7-71 Piedecuesta
TELEFONO 6551305 CELULAR  
E-MAIL [email protected]

PÁRROCO Oscar Henry Vera Tammy
VICARIO PARROQUIAL Sanín Becerra Pérez
VICARIO PARROQUIAL Román Buitrago Ramírez
ADSCRITO Germán Antonio Suárez Rondón
     

HORARIO DE EUCARISTÍAS:

Martes, jueves y sábados: 5:00 pm.

Domingos: 8:00am. y 5:00 pm.

HORARIO DE ATENCIÓN PARROQUIAL:

Lunes, martes, jueves y viernes: 9:00 am. A 12:00 m. 3:00 pm. A 7:00 pm.

Sábados y domingos: 9:00 am. A 12:00 m. 

HISTORIA

La fundación de la parroquia san Francisco Javier del Pie de la cuesta para cumplir con los obstáculos cristianos de los Feligreses se ese sitio, segregándose de la parroquia San Juan Bautista de Girón, pero continuando bajo la autoridad política- administrativa del cabildo de Girón.

Asentadas desde 1763 en el sitio del Pie de la Cuesta, algunas familias de blancos, mestizos, mulatos y “libres” se comprometieron en 1772 ante el cura párroco de Girón, Dr. Joseph Elseario Calvo, a erigir una capilla a cambio de la solicitud de la erección de una viceparroquia ante las autoridades virreinales. Proceso que se concretó un año después al ser señalado con una cruz el lugar de ubicación de la capilla de palos y paja que fue construida como origen del asentamiento urbano. A lo cual siguió la solicitud de erección de una nueva parroquia en la jurisdicción municipal y provincial de Girón, previo acuerdo con el cura párroco que sustituyó al Dr. J. Calvo quien se oponía a perder a los feligreses más prósperos que aseguraban su congrua e ingresos por concepto de diezmos.E

Entre el 17 de octubre  y el 03 de noviembre de 1774, Decreto reales se erección, desmembración parroquial y nombramiento del cura por el virrey y vicepatrono eclesiástico de la nueva Granada Manuel de Guirior.

Por solicitud de los feligreses de Girón, residentes en el sitio del Pie de la Cuesta, fue erigida el 17 de octubre de 1774 en el llano de San Francisco la Parroquia de “San Francisco Javier” por el patronato eclesiástico conformado por las autoridades del Virreinato de la Nueva Granada (Arzobispo, Fiscal de la Real Audiencia y Virrey).

Llegado a la parroquia en los últimos días de diciembre de 1775, el primero de enero de 1776 inicia labores como cura párroco de la parroquia San Francisco Javier el presbítero José Ignacio Zabala.

El 26 de julio de 1776 el presbítero José Ignacio Zabala reunió a los vecinos principales de su feligresía para acordar la constitución parroquial que debía regir su jurisdicción en cuanto a limosnas, congrua, mayordomo, cofradías, etc. Ese acuerdo fue rechazado por la mayoría de parroquianos quienes se oponían desde 1774 a la elección de ese presbítero como su primer cura párroco al considerarse engañados por el bando socioeconómico representado por la familia de Blas Mantilla a quien le habían confiado su poder ante las autoridades de Santafé. Dicho conflicto fue dirimido solo en julio de 1778 al ser enjuiciadas las partes por el Visitador y Fiscal de la Real Audiencia, Francisco Moreno y Escandón, durante su visita a la provincia al considerar que los parroquianos por sus conflictos habían descuidado el cultivo y cosecha del tabaco estancado.

Por solicitud de los vecinos de Girón y feligreses de la parroquia de San Francisco Javier, el rey Fernando VII concedió a esa parroquia el título de “Villa de San Carlos” el 16 de agosto de 1810. Un mes antes al rebelarse y desconocer las autoridades regentistas de Girón la Junta de Gobierno de los insurgentes federalistas de Pamplona le otorgaron el título anhelado como Villa al ser una Parroquia cuyos vecinos estaban dispuestos a asegurar la independencia nacional de España y los españoles.

El primer recuerdo de los Piedecuestanos que habían participado en la erección de la Parroquia de San Francisco Javier era el de conflicto social y político entre los vecinos que estaban a favor o en contra de las decisiones e imposiciones del cura párroco.

Las luchas fundacionales llegaron a tal nivel de agravio y enfrentamiento que en julio de 1778 se hizo necesario la intervención directa del visitador y fiscal de la Real Audiencia, Dr. Femando Moreno y Escandón, con el fin de restablecer el orden y hacer cumplir  lo dispuesto por las autoridades virreinales y arzobispales desde Santafé a pesar que su presencia en la provincia tenía el fin de reorganizar los resguardos y pueblos de indios existentes  jurisdicción del Municipio de Girón que se había

Concedido como territorio eclesiástico se encontró que el bando que había estado en contra del nombramiento del presbítero Joseph Ignacio Zavala como primer cura párroco había construido sus casas y templo en el lugar que les había designado el visitador eclesiástico desde 1772 mientras que el bando que había pedido el nombramiento de Zavala, muy a pesar de no ser la persona elegida y pedida a las autoridades de Santafé por la mayoría de vecinos congregados en Piedecuesta.

Quien hoy es considerado tradicional y oficialmente como el supuesto “fundador “de Piedecuesta había decidido desde finales de 1775 que los feligreses que se le habían encomendado debían construir sus casas y el templo parroquial cuatro cuadras al norte del sitio dispuesto originalmente (hoy parque de las hermanas u Olaya Herrera) por las autoridades arzobispales al argumentar que era un terreno sin hormigas, con mejor aprovisionamiento de agua, e incluso, porque los mejores solares debían ser repartidos entre las familias de los vecinos que habían pedido su nombramiento (1774), habían votado y defendido repetidamente su elección (1775), y finalmente, para aquellos que se habían comprometido a garantizar su subsistencia, rentas y emolumentos al firmar la primera constitución parroquial (26 de julio de 1776), seis meses después de su llegada.

Sólo con la muerte del primer cura párroco, el nombramiento de un piedecuestano imparcial como su sucesor y la reorganización funcional y pacífica de los feligreses por medio de una nueva constitución se logró superar el conflicto secesionista que había enfrentado a las primeras generaciones de piedecuestanos, especialmente a las familias privilegiadas aliadas con los patriarcas (los “tíos”) que se oponían al nombramiento y presencia del presbítero Zavala como primer cura párroco del Pie de la Cuesta, así como a las familias arribistas asociadas con los señoritos (los “sobrinos”) de la misma familia Mantilla que habían promovido la división y las pugnas parroquiales al desconocer la voluntad popular e imponer su deseo por nombrar a Zavala como su cura párroco.

Esta parroquia fue Construida en 1848, fue consagrado para el servicio Religioso en 1861 por parte del obispo de Pamplona José Luis Niño.

La construcción del templo hoy en servicio, fue ejecutada por esclavos bajo la dirección de un súbdito español que había llegado de incógnito al Poblado, la piedra que íntegramente se usó para la edificación se talló exquisitamente y la mezcla para asegurar dichos bloques se hizo con cal auténtica bien preparada y en tiempo especial( menguante)

Obtenido por las vías de hecho y en derecho ese título político-administrativo le permitió constituirse en una municipalidad independiente de Girón con Cabildo, rentas, alcaldes, cárcel y rentas propias. Sellada la independencia nacional en 1819, la Ley de la República de Colombia del 23 de junio de 1824 reconoció la existencia de esa municipalidad como la “Villa de Piedecuesta”.

Los orígenes parroquiales y el ascenso político – administrativo de Piedecuesta como Villa, Ciudad, Ciudad capital de la Provincia de Soto (1850) y Ciudad capital del Departamento de Soto (1881) son tema de reflexión de las Ciencias Sociales de Piedecuesta y objeto de celebración cada semana de laPiedecuestaneidad.

El evento cultural, artístico, religioso y turístico más importante de Piedecuesta es la SEMANA SANTA organizada por la Alcaldía Municipal y presidida por la Parroquia de San Francisco Javier. Las demás parroquias católicas del Municipio también organizan y celebran la Semana Santa en sus jurisdicciones eclesiásticas barriales y veredales. La Semana Santa de Piedecuesta, realizada en el parque La Libertad y a través de las calles del barrio El Centro cuenta con una tradición religiosa que se remonta a los orígenes de la Parroquia de San Francisco Javier en 1774.

SACERDOTES

Pbro. José Ignacio Zabala     (1776-1778)

Pbro. Joaquín de Rosell         (1778 -1778)

Pbro. Mateo Valencia             (1778 -1790)

Pbro. José Ignacio Zabala      (1790 -1794)

Pbro. Mateo Valencia              (1794- 1794)

Pbro. Pedro J. A. Vargas          (1794- 1797)

Pbro. Mateo Valencia              (1797 -1797)

Pbro. Pedro Uribe Mantilla    (1797- 1801)

Pbro. José I. Ramírez                (1801- 1809)

Pbro. Mateo Valencia                (1809- 1818)

Pbro. José I. Mantilla                 (1818- 1818)

Pbro. José G. Barragán                (1818- 1821)

Pbro. Luis D. Buitrago                 (1821 -1821)

Pbro. Rudecindo Mantilla            (1821- 1821)

Pbro. José S. Villamizar                (1821- 1821)

Pbro. Juan José Porras                  (1821- 1822)

Pbro. José I. Muñoz                         (1822- 1822)

Pbro. Henry E. Ordóñez                (1822 -1823)

Pbro. Jhon R. Calderón                   (1823 -1824)

Pbro. Jesús M. Ramírez                    (1824- 1825)

Pbro. Elías Puyana                           (1825- 1825)

Pbro. José M. Ramírez                       (1824 -1826)

Pbro. Eladio Orvegozo                      (1826- 1826)

Pbro. Agapito Soler                            (1826- 1827)

Pbro. Primo Gutiérrez                       (1827- 1827)

Pbro. Nepomuceno Guevara            (1827- 1848)

Pbro. José B. Valenzuela                     (1848- 1849)

Pbro. José M. Valenzuela                     (1849 -1849)

Pbro. Leonardo Mantilla                     (1849- 1850)

Pbro. José B. Valenzuela                      (1850- 1850)

Pbro. Segundo Villar                           (1850- 1850)

Pbro. Nepo Ordóñez                           (1850- 1851)

Pbro. Francisco Orvegozo                   (1851- 1851)

Pbro. Aristides Serrano                      (1851- 1853)

Pbro. Trinidad Martínez                     (1853- 1854)

Pbro. Joaquín Salgar                            (1855- 1855)

Pbro. Patricio Figueroa                         (1855- 1855)

Pbro. Joaquín Salgar                                  (1855- 1855)

Pbro. Fausto Reyes                                    (1855 -1856)

Pbro. Facundo Martínez                             (1856- 1856)

Pbro. Ramón Ortiz                                      (1856 1857)

Pbro. Francisco Orvegozo                         (1857- 1858)

Pbro. Nepo Ordoñez                                  (1858 -1858)

Pbro. Juan A. Cuadros                               (1858- 1859)

Pbro. Ramón García                                   (1859 1860)

Pbro. José A. Fernández                           (1860- 1860)

Pbro. Francisco Orvegozo                         (1860 1860)

Pbro. José A. Fernández                           (1860-1861)

Pbro. José B. Valenzuela                           (1861- 1865)

Pbro. Esteban García                                 (1865-1865)

Pbro. José B. Valenzuela                           (1865 1877)

Pbro. Esteban García                                 (1878- 1888)

Pbro. Antonio Valenzuela                           (1888 -1888)

Pbro. Esteban García                                 (1888-1895)

Pbro. Raymundo Ordóñez                         (1895 -1895)

Pbro. Domiciano Valderrama                    (1895- 1895)

Pbro. Teodoro Villamizar                            (1895- 1900)

Pbro. Antonio Quintero                             (1900- 1908)

Pbro. Santiago Mantilla                              (1908 – 1911)

Pbro. Wenceslao Serrano                          (1911- 1911)

Pbro. Víctor M. Montagut                            (1911 -1913)

Pbro. Severo Méndez                                 (1913- 1913)

Pbro. Elberto Bueno                                   (1913 -1915)

Pbro. José de J. Peralta                             (1915- 1921)

Pbro. José de Jesús Trillos                       (1921 -1931)

Pbro. Jesús Jaimes                                    (1931- 1936)

Pbro. Josué Acosta R.                                (1936 -1947)

Pbro. Jesús María Prada Cáceres            (1947- 1975)

Pbro. Emiliano Zuluaga                              (1975 -1986)

Pbro. Germán Antonio Suárez Rondón    (1986- 1996)

Pbro. Álvaro Rueda Quintero                    (1996 -2002)

Pbro. Marco Tulio Parra Ramírez             (2002- 2003)

Mons. Gonzalo Martínez Ramírez            (2003- 2010)

Pbro. Neftaly Ariza García                         (2010- 2015)

Pbro. Oscar J. Vera Tammy                      (2015 -2019)

Deja un comentario