Semana Vocacional Arquidiocesana 2020

Por: Delegación de Comunicaciones – [email protected]

Reconociendo que la animación pastoral y la oración por las vocaciones es de vital importancia para la vida y la historia de la Iglesia, la Pastoral Vocacional a nivel nacional y arquidiocesano, celebró del 26 de abril al 03 de mayo la SEMANA VOCACIONAL 2020, que éste año dadas las circunstancias de confinamiento por el COVID-19, cambió sus esquemas de presentación y vivencia para ser desarrollada y vivida de manera virtual, a través de las Redes Sociales.

Para el padre Edidson Johan Ardila Álvarez, delegado Episcopal para la Pastoral Vocacional  “la Semana Vocacional 2020 ha tenido un gran reto y una gran tarea de evangelización en éste tiempo tan difícil que vivimos a causa de la Pandemia, nos hemos tenido que quedar en casa, pero eso no ha sido impedimento para que el equipo vocacional junto  a las demás pastorales hayan lanzado las Redes Virtuales para que muchos jóvenes, hombres y mujeres, conociendo la propuesta del Evangelio de ser santos, se atrevan a seguir a Jesucristo a través de las diversas vocaciones.”

“Dadas las circunstancias a nivel mundial ¿qué hicimos? – nos cuenta Duvier Andrey Flórez Gamboa, seminarista de II año de la etapa Configuradora – hemos tenido que adaptar el material y presentarlo en un formato Digital, para ello creamos una Revista Digital llamada: “Aló 2020”, con el lema: “Tú me amas, demuéstralo!, dentro de ella podemos encontrar, tres grandes subsidios: un subsidio pastoral para las parroquias, un subsidio catequético para los miembros de los grupos pastorales y uno pedagógico para los jóvenes estudiantes. De igual manera el mensaje del Santo Padre Francisco para la LVII Jornada Mundial de oración por las vocaciones contribuyó en el esclarecimiento del llamado que el Señor nos hace. Éste año el mensaje nos invitaba a meditar las cuatro palabras de la vocación: fatiga, gratitud, ánimo y alabanza. En compañía de nuestros compañeros seminaristas hemos realizado videos para cada una de las temáticas propuestas en la cartilla. De igual manera los testimonios compartidos en cada encuentro enriquecieron su vivencia y la reflexión del santo Evangelio nos ayudó mucho al momento de discernir ¿qué es lo que Dios quiere de mí? El día sábado se llevó a cabo el ‘Concierto Vocacional’, todo ello con el fin de llegar a más jóvenes en nuestra Iglesia local.” 

Dentro de ésta dinámica de vivir cada día de la Semana Vocacional el padre Edidson Johan nos compartió cómo se desarrolló el cronograma: “el domingo 26 de abril se dio apertura a la Semana Vocacional con la Sagrada Eucaristía presidida por nuestro arzobispo, Monseñor Ismael Rueda Sierra, desde la Curia Episcopal y transmitida por Facebook Live Arquidiocesano. El día lunes 27 de abril celebramos y contemplamos lo que significa ser testigos misioneros. El martes 28 oramos por todas las vocaciones específicas para que cada uno de los que sienten el llamado a ser santos, a través de estas formas, pudiesen hacerlo realmente con la ‘Gracias de Dios’. El miércoles 29 de abril encomendamos a todos nuestros fieles difuntos: laicos, esposos y sacerdotes. El jueves 30 oramos por todos los sacerdotes y le pedimos a Dios la gracia de ser una Iglesia cada vez más santa. El viernes 1 de mayo aprendimos cómo hacer un examen de conciencia. El día sábado 2 de mayo, contemplamos lo que significa para nosotros la oración del santo Rosario pidiendo a Dios, por intercesión de María Santísima, abundantes y santas vocaciones, el día domingo 3, clausuramos la Semana Vocacional con la celebración Eucarística presidida por Monseñor Ismael Rueda Sierra desde la Curia Episcopal y transmitida por Facebook Live Arquidiocesano.”

“La Semana Vocacional fue también la oportunidad para el encuentro y la fraternidad, – manifiesta el delegado de la pastoral vocacional – como comunidad del Seminario Mayor también tuvimos la oportunidad de celebrar la Santa Misa a través del ejemplo y testimonio de todos nuestros sacerdotes que conforman el presbiterio de Bucaramanga. Para cada uno de los días tuvimos el gusto de compartir con varios de ellos, así que el día lunes estuvimos unidos con la Parroquia Nuestra Señora de la Divina Providencia, el día martes con la Catedral de la Sagrada Familia, el día miércoles con la Parroquia San Francisco Javier de Piedecuesta, el día jueves con la Parroquia San Rafael, el día viernes con la Parroquia San Juan Diego y el día sábado con la Parroquia Inmaculada Concepción de Rionegro.”

Finalmente, “Hemos querido compartir el testimonio de algunos jóvenes del Seminario Mayor Arquidiocesano de Bucaramanga para que muchos otros conociendo su ejemplo sean capaces de reconocer que seguir a Cristo es una alternativa y una posibilidad, que no está lejos, que no es distante, sino que es posible y es alcanzable. Ante el confinamiento y sabiendo que nos era imposible visitar los colegios nos comprometimos a orar por ellos de una manera sencilla, por los directivos, docentes, administrativos, estudiantes, servicios generales y también familiares, para que el Señor les permita alcanzar el propósito de nuestra vocación que fundamentalmente es ser felices y más santos. Por eso les agradecemos a todos seguir orando por las vocaciones en la Iglesia”. concluyó el padre Edidson Johan Ardila Álvarez, delegado Episcopal para la Pastoral Vocacional de Bucaramanga.

Deja un comentario